Pasos hacia el reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales en las negociaciones comerciales de la UE

XVIII Comisión Consultiva de Negociaciones Comerciales Internacionales

El 17 de septiembre tuvo lugar la XVIII Comisión Consultiva de Negociaciones Comerciales Internacionales convocada por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Se trata del primer encuentro desde que está el nuevo ejecutivo de gobierno y la primera novedad es el traslado de este asunto desde el Ministerio de Economía y Competitividad, que celebró la última reunión en octubre del 2017, a la cartera de Industria.

La Comisión fue abierta por la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Margarida Méndez que puso el acento en los conceptos de transparencia y la comunicación perseguidos con estos eventos. Destacó el complejo contexto internacional en materia de comercio internacional con la ola de proteccionismo creciente entre EE.UU. y China y la incapacidad de dar respuesta desde la Organización Mundial del Comercio (WTO en inglés), que es necesario modernizar también desde la Unión Europea.

Dentro de la desaceleración del comercio mundial, señaló el, todavía positivo, crecimiento de las exportaciones españolas y el incremento de un 2% de los exportadores regulares en los últimos cinco años del país que asciende a 48.166, máximo histórico en el periodo de enero a junio del 2018. En cuanto al posicionamiento de España, manifestó que «está comprometida con una globalización inclusiva y sostenible».

También que nuestro país cree en una «liberalización del comercio en el marco de un sistema comercial multilateral abierto y basado normas, y rechaza cualquier forma de proteccionismo». Si bien, apuntó que los acuerdos comerciales que se negocien atiendan a cuestiones medioambientales, sociales, igualdad de género y transparencia, por ejemplo, en la lucha contra la corrupción y el blanqueo de capitales.

 

Progresos y dificultades en las relaciones comerciales internacionales

El Director General de Comercio Internacional e Inversiones, José Luis Káiser Moreiras, expuso las principales líneas en las negociaciones actuales que lleva a cabo la Unión Europea y habló de la reunión que EE.UU. y la UE mantuvieron el pasado mes de julio para desarrollar un acuerdo de libre comercio limitado a productos industriales a excepción de los automóviles. En septiembre y octubre se concretará más este compromiso aunque no se trataría de una segunda versión del famoso TTIP, según la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström. También está en el horizonte la reconsideración de los aranceles sobre el acero y el aluminio.

Por otro lado, Káiser manifestó su preocupación por la situación del brexit ante los plazos de los procedimientos internos de aprobación de cada parte y la cercanía de la salida del Reino Unido de la UE en marzo del 2019. En este sentido, ponderó la relevancia de que se alcance un acuerdo este mes de octubre apuntando, a su vez, que «el Libro Blanco británico altera en gran medida los principios del mercado interior de la UE».

Respecto al resto de tratados comerciales de la UE, más allá del proceso final con México y Japón, y la negociación en curso con Mercosur, destacó que el acuerdo alcanzado con Singapur se firmará definitivamente en octubre del 2018 en la cumbre Asia-UE. Se espera, igualmente, acuerdo con Vietnam para el comienzo del año 2019.

Del resto, la última ronda negociadora con Indonesia se produjo en julio, con Chile, la tercera ronda fue en mayo, y con Australia y Nueva Zelanda tendrán una segunda ronda a finales de octubre.

 

Plazos muy cortos para el brexit: urgente reforzar planes de contingencia

Rocío Frutos Ibor, subdirectora general de Política Comercial con Europa y Productos Industriales, incidió en dos tareas esenciales en lo que respecta al brexit: «elaborar planes de contingencia ante la incertidumbre y cooperar entre las partes».

Sobre el comercio de servicios, reconoció que la negociación no está avanzada. Aún en el mejor escenario posible, que sería asimilable a la relación comercial con Canadá (CETA), el nivel de acceso a los mercados sería inferior al actual. Con todo, «también se establecería un sistema de reconocimiento mutuo de cualificaciones profesionales que pretende ir más allá del CETA pero que aún no ha concretado el Reino Unido». Algo que también sucedería con la movilidad de los profesionales bajo la articulación de acuerdos recíprocos «basándose en los compromisos del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (GATS) de la WTO.

En el calendario próximo que se maneja, habrá un Consejo informal en Viena el 20 de septiembre, en el que el jefe negociador europeo, Michel Barnier, informará del estado de la negociación y abordará algunas líneas de la futura relación. El 18 de octubre se celebrará el Consejo Europeo que sería el indicado para el cierre del acuerdo, aunque existen dificultades. De tener éxito este Consejo, en la primera mitad de noviembre se adoptaría el acuerdo de retirada con una declaración política. Y, ya en diciembre, se produciría el trámite parlamentario europeo que lo aprobaría en marzo.

Sobre los planes de contingencia, Frutos incidió en que desde el Ministerio de Industria se pretende asesorar a las entidades ante los diferentes escenarios que pudieran producirse pues «existe una urgencia ante la incertidumbre». Entre las líneas generales a considerar por las empresas y resto de entidades describió que se ha de realizar un cálculo sobre el impacto aduanero, las reglas de origen sobre la mecánica de comercio, temas regulatorios como licencias y etiquetado, o la regulación del personal en materia de seguridad social y residencia.

 

Dificultades con Mercosur y compromiso con México

El estado sobre las relaciones comerciales de la UE con el bloque Mercosur y México fueron descritas por Antonio Sánchez Bustamante, subdirector general de Política Comercial con Iberoamérica y América del Norte.

En las negociaciones con Mercosur, Bustamante reconoció que el flujo comercial con España no es todo lo profundo que debería ser y podría mejorar. Las negociaciones, que fueron retomadas en mayo del 2016, llevan ya 35 rondas negociadoras. Sobre la última, que se celebró en Montevideo del 10 al 14 de septiembre, el subdirector manifestó que no se produjeron avances significativos. Respecto al capítulo de servicios explicó que está prácticamente cerrado, aunque queda por tratar el modo 4 de la WTO que aborda la movilidad temporal de personas y que afectaría a los profesionales. En cuanto al posible cierre del acuerdo, declaró que «la negociación está más encallada por la parte de Mercosur». Asimismo, el 7 octubre se producirán las elecciones en Brasil y es posible que no puedan volver a celebrarse más rondas.

Del mismo modo, el acuerdo comercial con México, conocido como el Acuerdo Global, que se trata de una actualización de la relación establecida en el año 2000, fue alcanzado políticamente en abril del 2018 después de 9 rondas negociadoras. Como valoró Bustamante, «México es un país estratégico en las relaciones económicas y comerciales de España», pues es el primer destino de nuestras exportaciones en Latinoamérica. En el capítulo de servicios, a pesar de que no citó a los servicios profesionales, se han mejorado el acceso a sectores ya incluidos en el anterior tratado, y «se ha ampliado el contenido del acuerdo como el transporte marítimo, comercio electrónico, servicios postales». Y en inversiones se ha establecido el sistema de tribunales de inversión para resolución de conflictos entre inversores y Estados. A pesar de que aún quedan detalles técnicos en el acuerdo, su entrada en vigor se espera que sea ya a finales de este año.

 

Mayor movilidad y reconocimiento mutuo para los profesionales en Japón

Sobre el vínculo comercial entre la UE y Japón, María Aparici González, subdirectora general de Política Comercial con Europa, Asia y Oceanía, abordó las cuestiones relativas al acuerdo político que se firmó definitivamente el pasado 16 de julio. Si bien, aún resta la aprobación del Parlamento Europeo para que pueda entrar en vigor antes de marzo del 2019. El tratado cuenta con 21 capítulos en total cuyo objetivo esencial es eliminar las barreras no arancelarias y mejorar el acceso a los mercados de contratación pública.

En relación al ámbito de los servicios e inversiones, Aparici distinguió la gran apertura en la prestación de servicios en Japón, que era un mercado muy protegido mediante barreras no arancelarias. Otro de los objetivos alcanzados es la flexibilidad del modo 3 de la WTO de establecimiento empresarial a través de inversión. Aparici señaló así que hay «mejoras importantes para España en servicios profesionales, por ejemplo, en servicios legales».

Igualmente, se facilitará la movilidad temporal de trabajadores, pues Japón otorgará 5 años de estancia para los trabajadores por cuenta ajena, inversores, proveedores de servicios y profesionales independientes. Todos ellos, pudiendo ser acompañados de sus cónyuges y familiares. Y, de la misma forma, como sucede en el acuerdo con Singapur, Aparici sostuvo que se «establece un marco para los acuerdos de reconocimiento mutuo entre los colegios profesionales, como por ejemplo, para los servicios de ingeniería».

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo