Las profesiones reflejan estancamiento del empleo en agosto, especialmente, en sanidad y consultoría económico-jurídica

Análisis económico de Unión Profesional a raíz de los datos de afiliación y paro registrados en agosto del 2022

 

Agosto finalizó con una destrucción de empleo del 0,93% mensual, el peor dato en este mes desde el 2019. Además, es una décima mayor de lo esperado conforme a la década previa a la pandemia de COVID. Entre las principales señales de ralentización se observa que el crecimiento mensual desestacionalizado de la afiliación fue del 0,31% mensual frente al 0,39% de agosto del 2021, y que la mayoría de sectores registró un rendimiento mensual de la afiliación inferior al de hace un año. 

Cabe apuntar que entre las caídas estacionales de este mes sobresalió la mayor profundidad frente al 2021 en la enseñanza, que despide con mayor intensidad en el ámbito privado tras la finalización del periodo lectivo, y el comercio, con la menor intensidad de la campaña turística de cara a septiembre. Otros descensos habituales en la industria manufacturera y la construcción fueron algo más contenidos y podrían indicar cierta continuidad de la actividad comprometida anteriormente pese a la inflación y la rebaja de expectativas de crecimiento económico.

El subsector de servicios profesionales anotó una subida de la afiliación del 0,01% mensual, el dato más modesto en un mes de agosto desde el 2019. Este tímido avance aconteció gracias a la contratación en sanidad en el marco de sustituciones y refuerzos en centros turísticos, aunque fue menor que en años previos. Este menor volumen de nueva ocupación en el ámbito sanitario propició una bajada de afiliación del 0,05% mensual en términos desestacionalizados, muy por debajo del aumento del 0,44% mensual en agosto del 2021. 

 

Diferente intensidad y causas en la caída de afiliación de las profesiones 

El conjunto de divisiones del subsector de servicios profesionales que dependen más del estado de la economía redujo su afiliación en agosto. Sin embargo, la intensidad de la caída fue mayor de la estimada según el patrón habitual previo a la pandemia en divisiones como la consultoría y programación informática, el ámbito financiero y asegurador, el terreno inmobiliario y las profesiones jurídicas y de contabilidad.

Entre las razones de esta imagen menos favorable podría encontrarse una moderación en las perspectivas de contratación ante la menor actividad económica que se prevé durante los próximos meses y que se traduciría en una restricción de la demanda por parte de las empresas y de los hogares de financiación, digitalización, vivienda y, por tanto, de asesoría jurídica. 

Si bien, los últimos datos del Banco de España del mes de julio muestran que el saldo agregado de financiación a los hogares es aún un 1,2% anual superior, y un 0,8% anual por encima en el caso de las empresas.

 

 

La reducción de las expectativas de crecimiento económico durante los próximos meses parece afectar más por el momento a las profesiones en el ámbito financiero, jurídico e inmobiliario.

 


Por el contrario, la consultoría de gestión empresarial, las actividades de I+D, y la publicidad y estudios de mercado expusieron caídas más limitadas en comparación con la estimación antes de la pandemia en este mes. Entre las causas, podría hallarse una ligera necesidad de menor destrucción de ocupación estacional para atender parte de la demanda del tejido productivo asociado principalmente al turismo, y asesoría empresarial para lidiar con el incremento de costes.

En cualquier caso, conviene tomar estos datos y análisis con prudencia y comprobar su evolución a la luz de los acontecimientos y el grado de incertidumbre sobre el curso de la inflación, la guerra en Ucrania, el ritmo de aplicación del Plan de Recuperación, y la senda de subida de tipos de interés por parte de los bancos centrales, entre otros aspectos. 

 

Sanidad crea menos ocupación en agosto de la que sería esperable 

La afiliación en sanidad mostró el incremento mensual de afiliación en un mes de agosto más modesto desde el 2012, con apenas un 0,66% más. Una subida que es la mitad respecto al patrón habitual previo a la pandemia en un mes en el que se registran contrataciones para cubrir sustituciones de verano y se refuerzan algunas plantillas en centros y consultorios de las zonas con mayor afluencia turística. 

Este menor volumen de contratación se evidenció en una caída mensual de la afiliación desestacionalizada en la principal división de actividades sanitarias. Con todo, hay cerca de un tres por ciento más de empleo en el ámbito sociosanitario que hace un año.

 

 

Sanidad sumó el menor volumen de afiliación en un mes de agosto desde el 2012. Un mes en el que las contrataciones para cubrir sustituciones de verano y refuerzo de personal en los centros de las zonas turísticas aún son relevantes. Si bien, hay casi un 3% más de ocupación que hace un año.

 

Por otro lado, como publicó en agosto Redacción médica, en enero del 2023 tendrían lugar los exámenes de Formación Sanitaria Especializada, que contará con 11.112 plazas, de las cuales, 8.503 será de oferta MIR, un 4% más que hace un año. Al mismo tiempo, también será preciso seguir los efectos de la Ley 20/2021, de 28 de diciembre, de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público que persigue situar la tasa de cobertura temporal por debajo del 8% de las plazas estructurales.

 

La arquitectura y la ingeniería aún no reflejan el impacto negativo de la caída de pedidos en la industria y la construcción

Las profesiones de arquitectura e ingeniería presentaron una disminución del empleo en agosto inferior a la que sería esperable antes de la pandemia, e incluso sumó casi un punto porcentual más ocupación en términos desestacionalizados. Al componente estacional de freno en verano de algunas actividades no parece haber afectado de manera muy directa la publicación de otros indicadores relacionados. 

Entre ellos, el descenso en la cartera de pedidos en la industria y la construcción bajó este mes según el Banco de España. Igualmente, el índice PMI del sector manufacturero corroboró el estancamiento y manifiesta que, pese al cierto alivio en algunos precios, la inflación sigue impactando en los clientes y en los costes de fabricación. Entretanto, el Índice de Clima de la Construcción (ICC) del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo reflejó una caída de la actividad en la obra civil y cierta mejora en la construcción de edificios y reformas. 

 

La caída de pedidos en la industria y la construcción durante el mes de agosto no pareció repercutir especialmente en la afiliación de arquitectura e ingeniería cuya caída estacional fue más limitada. El desarrollo de pedidos anteriores frenados por la inflación y el retraso en la llegada de insumos podría estar detrás. 

 

 

Entre los sectores principales asociados a estas profesiones cabe destacar la disminución de la ocupación en la fabricación de productos metálicos, y en la fabricación de maquinaria y equipo, con peor balance mensual que hace un año. También hubo caídas de gran volumen, pero de menor intensidad este año en la industria del cuero y calzado, la fabricación de muebles y la fabricación de productos de caucho y plástico, así como en la construcción de edificios y las actividades de construcción especializada como las reformas.

 

Señales de ralentización sectorial de la actividad económica

Respecto al pulso de la actividad económica, ponemos el foco en aquellos sectores cuya caída fue más pronunciada este año entre agosto y julio respecto al mismo periodo del 2021. Los efectos negativos de la inflación podrían explicar el descenso del mayor volumen de empleo en el comercio mayorista y minorista; en la fabricación de productos metálicos excepto maquinaria y equipo, ante el incremento del precio de las materias primas y la reducción de pedidos; en la agricultura y ganadería por el encarecimiento de los fertilizantes y alimentos; y en las agencias de colocación de empleo, lo que podría adelantar un menor incentivo del conjunto de sectores económicos a contratar en los próximos meses. 

De forma inversa, los sectores que añadieron más empleo este año frente al 2021 fueron, por cuantía, la fabricación de bebidas, que estaría asociada al mejor tono de la hostelería este año; la recogida, tratamiento y eliminación de residuos con un componente estacional progresivo en intensidad; y las actividades postales y de correos que podría responder a una mayor demanda de paquetería a domicilio por la subida de los carburantes. En los tres sectores, esta mayor contratación también podría explicarse por el ánimo de amortiguar los efectos sobre la salud del calor más intenso de este año. 

 

La afiliación al RETA en las profesiones cae menos de lo esperado en agosto, aunque aún es pronto para valorar los efectos de la nueva reforma

Encontramos diferencias en el comportamiento entre el Régimen General (RG) y el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) en el subsector de servicios profesionales. Mientras el RG avanzó un 0,11% mensual de afiliación, dos décimas menos de lo habitual antes de la pandemia en este mes, en el RETA se produjo una caída del 0,52% mensual, un descenso esperado, pero una décima más contenida de su patrón habitual previo al COVID. 

En esta línea, aún es pronto para valorar el impacto en el incentivo o desincentivo de afiliarse al RETA de aquellos que operan por cuenta propia tras la aprobación por el Gobierno en agosto de la nueva reforma del sistema de cotización de autónomos. Por ello, será una cuestión a seguir en los próximos meses, particularmente, a partir del 1 de enero del 2023 cuando entre vigor la norma.

 

Los ERTE de profesionales caen un 10,05% mensual hasta suponer el 3,82% del mercado laboral

En cuanto a los ERTE, el final de agosto presentó una caída mensual del 9,06% en el conjunto del mercado laboral con una cantidad que suma 19.220 personas en esta situación. El 3,82% de este montante se corresponde al subsector de servicios profesionales, en concreto, 734 personas, que también experimentó una reducción mensual del 10,05%. Las divisiones de publicidad y estudios de mercado, las actividades de servicios sociales sin alojamiento, y las actividades jurídicas y de contabilidad suman la mitad del grueso del subsector en ERTE. 

Se recuerda que el cómputo de los nuevos ERTE se realiza conforme al artículo 47 del Estatuto del Trabajadores (Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores) con las nuevas figuras de ERTE por causas de tipo Económico, Técnico, Organizativo o Productivo (ETOP), el ERTE por fuerza mayor temporal cuando acontezcan limitaciones de la actividad por decisiones de las autoridades particularmente sobre la protección de la salud pública, y el ERTE permanente o Mecanismo RED que podrá aplicarse para afrontar crisis sectoriales o de carácter cíclico.

 

Agosto concluye con la mayor subida de paro en este mes desde el 2019

El paro registrado en agosto se incrementó en 40.428 personas, un 1,40% mensual, lo que implica la mayor subida en este mes desde el 2020, aunque es inferior al periodo 2017-2019. En el enfoque anual la caída del paro se sitúa en 409.675 personas, un 12,29% anual. En términos desestacionalizados el paro creció en 3.184 personas. A su vez, el desempleo tuvo mayor impacto porcentual en los hombres con 17.815 más, un 1,54%, por un 1,31% más en las mujeres con un 22.1613 más. 

Dentro de los sectores principales, el aumento del paro se localizó la construcción con un 2,23% mensual, la industria con un 2,13% mensual, y los servicios con un 1,85% mensual. Un comportamiento inferior al expuesto hace un año y que podría evidenciar más allá de factores estacionales menores expectativas de actividad económica y, por ende, de contratación. Mientras, el paro se redujo en la agricultura con un 4,53% de acuerdo a factores estacionales y en el colectivo sin empleo anterior con un 0,20%. 

Los contratos registrados llegaron a la cuantía de 1.283.791, lo que supone un descenso del 8,79% anual. De ellos, el 39,47% fueron indefinidos con una subida del 325,88% anual. Esta subida trae causa en la reforma laboral al transformar muchos contratos temporales en fijos discontinuos y limitar la temporalidad a circunstancias de la producción o por sustitución de la persona. Por su parte, hay un volumen de 1.758.496 beneficiarios de la prestación por desempleo, un 11,1% anual menos, y la tasa de cobertura se sitúa en el 64,44% de las personas en esta situación.                                                                                                                                                                                                     

 

ANÁLISIS DEL SUBSECTOR DE SERVICIOS PROFESIONALES POR DIVISIONES DE ACTIVIDAD PERTENECIENTES O RELACIONADAS CON EL MISMO

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo