Las profesiones colegiadas, comprometidas con la igualdad y el Convenio 190 de la OIT

Sesión presencial celebrada el pasado martes, 14 de junio, en Madrid.

 

El pasado 14 de junio tuvo lugar en Madrid el encuentro titulado ‘El Convenio 190 de la OIT y las profesiones colegiadas’, donde se puso el foco profesional en el primer tratado internacional que aborda la violencia y el acoso en el mundo del trabajo. Junto a la Recomendación 206, este Convenio impulsado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) proporciona un marco común para el cambio cultural a partir de la acción, y constituye una oportunidad para forjar un futuro del trabajo basado en la dignidad y el respeto.

Inaugurado por la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, en su discurso destacó la importancia de luchar desde todas las vertientes contra el amplio espectro de violencias a las que hacen frente las mujeres, también en el entorno laboral. «Siempre decimos que la violencia de género no es solo una violación de los derechos humanos, sino la manifestación más cruel y sangrante, a veces literalmente, de la subordinación y la discriminación de las mujeres por el mero hecho de serlo. Todas las medidas de igualdad son medidas de prevención, abordaje y erradicación de la violencia de género».

Victoria Ortega, presidenta de Unión Profesional, puso de relieve la importancia de abordar herramientas transversales, como el Convenio 190 de la OIT, en el entorno colegial e hizo especial énfasis en el compromiso de las profesiones colegiadas «con la igualdad y la formación de nuestros y nuestras profesionales en la lucha contra la violencia que afecta a todas las mujeres, y muy especialmente a aquellas que están, o podrían estar, expuestas a discriminación interseccional, lo cual abarca mujeres con algún tipo de discapacidad, mujeres pertenecientes a grupos minoritarios, mujeres migrantes y solicitantes de asilo, y mujeres LGTBI».

 

El Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es un instrumento que implica un cambio cultural en el mundo profesional y colegial.

 

Emiliana Vicente, coordinadora del Grupo de Trabajo de Género de Unión Profesional y presidenta del Consejo General del Trabajo Social, por su parte, puso de relieve la relación de Unión Profesional con la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, dependiente del Ministerio de Igualdad, a partir de la cual se ha abierto un canal estable de interlocución en materia de violencia de género, siendo la formación continuada la principal herramienta propuesta por Administración y organizaciones colegiales para incorporar plenamente la perspectiva de género en el ámbito profesional.

«Tal y como se ha trasladado en diversas campañas desde Unión Profesional, ‘sin igualdad, no hay profesión’, recordó Vicente, apuntando asimismo a la incorporación «en nuestras organizaciones de herramientas formativas como las que nos proporcionan los compañeros del Consejo General de Graduados Sociales y la Asociación Profesional Nacional de Especialistas en Género, Igualdad, Acoso y Violencia de Género (APREGEN) en materia de prevención del acoso, adaptadas al Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), instrumento que nos reúne hoy aquí. Un instrumento que implica un cambio cultural en el mundo profesional; cambio que, desde las profesiones colegiadas, estamos más que dispuestas a adoptar».

 

Las profesiones colegiadas han demostrado estar comprometidas con la igualdad, la formación continuada, la lucha contra la violencia de género y la justicia social. 

 

Joaquin Merchán Bermejo, vicepresidente del Consejo General de Graduados Sociales, subrayó el compromiso de las profesiones colegiadas con la igualdad, la formación continuada, la lucha contra la violencia de género y la justicia social: «El Convenio 190 y la Recomendación 206 me parecen de vital importancia. España está a la cabeza como el país que más instrumentos internacionales tiene ratificados, siendo éste y los Convenios 177, sobre el trabajo a domicilio, y el 189, que amplía los derechos laborales de las trabajadoras y los trabajadores domésticos, importantes herramientas para garantizar la igualdad».

 

EL CONVENIO 190 DE LA OIT

«No solo se consigue trabajo decente con un salario que sea justo o cuando no haya explotación infantil, sino también mediante el respeto a otra serie de derechos laborales. Y, por supuesto, es incompatible el trabajo decente con la violencia y el acoso en el mundo del trabajo». Sara López González, consejera de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), fue la encargada en esta ocasión de trasladar el espíritu de la norma, sustentado en el trabajo decente, y explicar sus principales ejes:

«El Convenio 190 y la Recomendación 206 son las primeras normas internacionales del trabajo que proporcionan un marco común para prevenir, remediar y eliminar la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, incluidos la violencia y el acoso por razón de género. La ratificación por parte de España el pasado 25 de mayo significa que España tiene el plazo de un año para adoptar su normativa interna a este Convenio sobre violencia y acoso en el mundo del trabajo».

Una de sus principales características es que reconoce «la naturaleza diversa y cambiante del mundo del trabajo», por lo que los instrumentos aplican a la violencia y el acoso que ocurren “durante el trabajo, en relación con el trabajo o como resultado del mismo”. La semántica laboral amplía así sus fronteras y, por ende, la seguridad y los derechos de los y las trabajadoras se ve reforzada.

Manuel Velázquez,  inspector de Trabajo y Seguridad Social y miembro del Observatorio Vasco sobre Acoso y Discriminación, centró su intervención en la aplicación del Convenio 190 de la OIT a la legislación española, destacando las cuestiones que necesitarían de una acción legal complementaria, como en la regulación de conceptos como acoso y violencia, quedando pendiente una definición general de acoso moral, psicológico o laboral, y una definición de violencia en el trabajo, siendo la única referencia hasta el momento la recogida en el Acuerdo Marco Europeo de Violencia y Acoso de 2007.

María Ángeles García, presidenta de la Asociación Profesional Nacional de Especialistas en Género, Igualdad, Acoso y Violencia de Género (APREGEN), trasladó la labor que se está llevando a cabo a partir del convenio firmado por Unión Profesional con la asociación que preside y el Consejo General de Graduados Sociales, enfocada en dotar de herramientas a las organizaciones colegiales en materia de igualdad y prevención del acoso en el ámbito laboral, obligatorio para todas aquellas personas consideradas ‘empleadoras’, lo que incluye a todas las organizaciones colegiales.

 

Se hizo singular mención durante la jornada al II Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales, celebrado el pasado noviembre en el marco del Día Internacional Contra la Violencia de Género. En aquel evento fue el Convenio de Estambul la herramienta a abordar de cara a reflexionar en el entorno colegial sobre el derecho de todas las personas a poder vivir en un mundo libre de acoso y violencia. Dado el contexto de la jornada, se contó en la sesión con la ponencia de la consejera de la OIT, Natalia Díaz, con el objeto de introducir el Convenio 190 en el marco de las profesiones colegiadas.

 

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo