La sanidad atenúa su caída estacional de afiliación en septiembre, y la arquitectura y la ingeniería muestran cierta solidez pese a la inflación

Análisis de Unión Profesional sobre los datos de afiliación y paro registrados en septiembre del 2021. 


El subsector de servicios profesionales finalizó septiembre con un retroceso de la afiliación del 0,10% mensual, la menor caída en este mes en sus registros, con la única excepción del año pasado cuando añadió dos décimas en el contexto de pandemia. Entre las razones de este comportamiento sobresale una normalización de los patrones estacionales de caída en algunos sectores y el ritmo de recuperación en muchos ámbitos de las profesiones.

 

Más estabilidad en las profesiones sanitarias y sociales respecto a años anteriores

Destacó el patrón estacional de caída en las profesiones sanitarias y sociales que durante el comienzo del otoño acusan la finalización de las contrataciones por sustitución y refuerzo en determinados centros de las zonas más turísticas. De tal modo, este año los datos se asemejaron más, aunque aún por debajo, a los previos a la pandemia. 

Esta reducción además fue menor en términos relativos si tenemos en cuenta que en agosto la contratación fue un tercio superior a la habitual antes de la pandemia. Así, no se puede descartar que continúe una relativa consolidación en algunas plantillas, especialmente, si contemplamos los datos desestacionalizados mensuales de las divisiones sanitarias y sociales que sumaron ocupación.

 

Las profesiones sanitarias y sociales mostraron una menor caída de afiliación estacional después de la finalización de las sustituciones y refuerzos de verano. Ello podría indicar una relativa consolidación en el tamaño de algunas plantillas como indican los datos desestacionalizados. 

 

 

La arquitectura y la ingeniería suman afiliación pese a las dificultades en la industria y la construcción

Por su parte, las profesiones del ámbito técnico mostraron una cierta solidez en la contratación a pesar de las dificultades que está experimentando la construcción y la industria debido a los retrasos en las cadenas de suministro y la inflación de costes a nivel global por la mayor demanda y escasez de materias primas. 

En detalle, estas causas fueron reportadas por el Índice PMI de Markit Services de la industria manufacturera sobre su evolución en septiembre, o los Índices de Producción de la Industria de la Construcción (EIPIC) del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que señalan un mejor tono en la edificación y ligera moderación de la ingeniería civil en julio. 

No obstante, los buenos datos de septiembre, también en términos desestacionalizados mensuales, pueden deberse de forma compartida a un relativo pulso estacional habitual favorable experimentado después de agosto para retomar ciertas operaciones. Las profesiones de ingeniería informática mantienen su curso más positivo de los últimos meses ante la recuperación y demanda de proyectos en buena medida.

 

 

La arquitectura y la ingeniería registraron ligeros incrementos de afiliación en septiembre por encima de los previos a la pandemia. El mejor tono en la edificación y la vuelta de algunas operaciones tras el verano pesarían más por el momento que la inflación y los retrasos de las cadenas de suministro.

 

 

El pulso general de la recuperación aún es frágil y débil

A su vez, respecto al desempeño de otras profesiones comprobamos que anotaron crecimientos de su afiliación, pero menores que los registrados en su mayoría a los que solían antes de la pandemia. 

Como ejemplo, las profesiones jurídicas y de contabilidad aumentaron su ocupación más que en septiembre del 2020, pero a menor ritmo aún que en el 2018 y el 2019. Un balance similar a los de la división de publicidad y estudios de mercado, las actividades financieras y de seguros, o la investigación y desarrollo. Solo la consultoría de gestión empresarial y las actividades inmobiliarias sortearon ligeramente esta tendencia, y presentaron datos más positivos que en años precedentes a la pandemia. En consecuencia, el comportamiento general apunta que la recuperación de la economía aún es frágil y débil en cuanto a las expectativas de mayor actividad para demandar estos servicios profesionales.

Además, el sector de la educación, aunque registró el mayor avance mensual de la afiliación de la economía, fue el de menor vigor en el comienzo del periodo lectivo desde el año 2015. Entre las causas, podría estar la moderación en la contratación en la medida que los centros educativos estarían precisando menos personal ante la vuelta a la normalidad en el volumen de alumnado por clase y menor necesidad de sustituciones debido a la pandemia. 

 

La afiliación desestacionalizada es más sólida en las profesiones que en la economía

El dato de caída mensual de la afiliación del subsector del 0,10% produjo que su tendencia anual se suavizará hasta el 4,88%, que se traduce ya en el segundo mes de moderación. Un movimiento que entra dentro de lo razonable y continuará en la medida que la evolución anual se compara con meses del 2020 que estuvieron menos afectados por las restricciones introducidas a raíz de la pandemia. 

En cuanto al conjunto de la economía, el incremento mensual de la afiliación fue del 0,29%, el mayor en este mes desde el 2013, apoyado en los datos de la industria y las actividades administrativas y la menor bajada en sanidad. Si bien, en consonancia con las causas que señalamos antes, el ritmo anual se moderó por tercer mes hasta el 3,47% anual. Con todo, en estos datos no se contempla las personas en ERTE, entre otros colectivos.

Igualmente, si observamos el dato mensual desestacionalizado del subsector de servicios de servicios profesionales, creció un 0,57% en septiembre, una décima por encima del conjunto de la economía. En este caso, prácticamente todas las divisiones cerraron en positivo en este capítulo, lo que refiere una mayor solidez en la recuperación de las profesiones, gracias, sobre todo, al ámbito sociosanitario. 

Respecto a los regímenes de afiliación, el Régimen General concentró la destrucción de afiliación mensual con un 0,23%, aunque menos que años anteriores. En contraste, el avance de la ocupación se localizó más en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) con un 0,61% mensual más. Ello produjo que el aumento anual de la ocupación asalariada se modere hasta el 4,93% y en el empleo autónomo crezca hasta el 4,60%. 

 

Los profesionales en ERTE se reducen y son el 0,34% de la afiliación media del subsector

En el apartado de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), el subsector agregó 10.310 profesionales en esta situación, lo que se traduce en una disminución del 11,03% mensual. Un volumen que supone el 4,31% del total trabajadores en ERTE en todo el país, cinco centésimas menos que en agosto. 

De nuevo, la caída media de profesionales en ERTE en el conjunto de divisiones del subsector rondó el 10%. La única excepción este mes fue la división de investigación y desarrollo que sumó un 7,83% más de personas en ERTE. Sin embargo, en perspectiva se encuentran por debajo o en torno al 1% de la afiliación media. 

En datos agregados, las personas en ERTE en nuestro país cayeron un 12,11% mensual con 239.230 en total. Asimismo, respecto a la afiliación media son el 1,27%, dos décimas menos que en agosto. En el subsector de servicios profesionales, representan el 0,34% de la afiliación media frente al 0,38% del mes anterior. 

 

Los profesionales en ERTE se reducen de nuevo y suponen el 0,34% de la afiliación media al subsector de servicios profesionales, y el 4,23% del volumen que se encuentra en esta situación en nuestro país.

 

 

La agricultura y la construcción registran las bajadas más intensas de paro

Los datos de paro registrado cayeron un 2,28% mensual, una reducción de 76.113 personas que supone la mayor bajada en este mes según la serie histórica iniciada en el 2010. Ello produjo que el volumen total de parados cierre en 3.257.802. Esto es, un 13,73% menos que hace un año. No se debe olvidar que en este dato no está contenido el montante de personas en ERTE.

Todos los sectores económicos principales redujeron el número de parados. En especial, la agricultura con 13.067 parados menos, un 8,08% mensual, seguido de la construcción con 12.309 menos y un 4,53% mensual. Después, la industria con 6.668 menos y un 2,45% mensual, y el sector servicios y el colectivo sin empleo anterior que anotaron una reducción del 1,68% mensual con 39.312, y 4.757 parados fuera de sus listas. También se notificaron 36.136 hombres menos en paro, un 2,65% mensual, dato que se quedó en el 2,03% para las mujeres con 39.977 menos.

Finalmente, los contratos registrados agregaron 1.923.846, un 36,68% mensual más, de los cuales, 11,26% fueron indefinidos y mostraron un crecimiento mensual del 82,11%. La cobertura por desempleo se situó en el 62,9% y el número de beneficiarios de la misma está en 1.977.033, un 32,8% anual inferior.

 

 

VER: Análisis de Unión Profesional sobre los datos de afiliación y paro registrados en septiembre del 2021.- por divisiones de actividad pertenecientes o relacionadas con el mismo.

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo