premiosUP_191017

Jordi Ludevid, presidente de Unión Profesional: “España es un país de profesiones”

Discurso del Presidente Jordi Ludevid en el acto de entrega de la Primera Edición de los Premios, Medallas y Distinciones de Unión Profesional

 

Excmo. Señor Presidente del Senado, Presidentes de los Consejos Generales y Superiores socios de la Unión Profesional española, autoridades, premiados, familiares de los premiados, miembros de todas las profesiones, compañeros y amigos, señoras y señores, bienvenidos a este acto de entrega de las Distinciones, Medallas y Premios de la Unión Profesional española.

Deseo expresar, ante todo, nuestro más sincero agradecimiento al Presidente del Senado, el arquitecto Pío García Escudero, por su hospitalidad y su deferencia al facilitar este marco histórico incomparable para la celebración de este acto, tan importante para las profesiones. Muchas gracias, Presidente. Debo agradecer inmediatamente, también, la presencia de todos ustedes, de todos los que hoy nos acompañan. Además de los premiados, muchísimas y muy cualificadas personas vinculadas con el mundo profesional, colegial y académico, procedentes de todas las profesiones, están hoy en el Senado. Como decimos nosotros: España es un país de profesiones. Muchas gracias a todos.

Como ustedes saben, nuestra Unión Profesional es una veterana asociación que tiene 37 años de vida y que agrupa hoy a 33 corporaciones colegiales estatales, que a su vez representan a cerca de 1.500.000 profesionales españoles. Nuestra misión es, y ha sido siempre, la defensa de las profesiones colegiadas y más allá, la promoción y la actualización de los valores profesionales, destacando hoy, la imperiosa necesidad de regenerar nuestro papel en la nueva economía y la nueva sociedad.

Hace poco más de un año, Unión Profesional comenzó una nueva etapa, caracterizada por antiguas amenazas, aunque también por nuevas oportunidades y proyectos. Entre estos últimos figuran las Distinciones, Medallas y Premios que hoy entregamos, y, también, la organización del Primer Congreso Nacional de Profesiones, previsto para el próximo mes de enero. Así, además de los cualificados estudios técnicos de Unión Profesional, las Distinciones, Medallas y Premios anuales, y el Congreso Nacional de las Profesiones, cada dos años, se convertirán en los nuevos hitos de nuestra comunicación.

Ambos tienen la vocación de celebrarse en sucesivas ediciones con el objeto de consolidar una acción institucional de reflexión y reconocimiento de nuestros valores y de su visibilidad, en pos de un posicionamiento y una presencia social marcada por la esencia de las profesiones y la defensa de la función de las corporaciones colegiales. Este es el origen del acto de hoy, que puede entenderse también, claro está, como un hermanamiento entre todos aquellos que compartimos la necesidad de reivindicar un paradigma social en el que las profesiones sean protagonistas.

 


Premios, Medallas y Distinciones

En primer lugar, las 28 Distinciones otorgadas este año por las profesiones a sus colegiados, tienen por objeto distinguir la labor de nuestros profesionales en los distintos sectores, en beneficio de sus clientes y pacientes. Reconocemos en ellos su ejemplaridad y su perseverancia en nuestros principios y valores.

En segundo lugar, mediante la concesión de las Medallas de Unión Profesional, queremos reconocer, la inmensa labor desempeñada por los tres anteriores Presidentes de Union Profesional, una larga tarea institucional de 37 años de duración. Un legado que estamos llamados a reconocer y agradecer a nuestros tres Presidentes: al fundador de Unión Profesional, D. Antonio Pedrol Rius, que en paz descanse, a D. Eugenio Gay Montalvo, que consolidó la institución, y a D. Carlos Carnicer Díez, que la adaptó a las nuevas circunstancias y a un nuevo entorno. Nuestro agradecimiento para ellos.

Finalmente, los Premios de Unión Profesional parten con el objetivo de reconocer el trabajo y la trayectoria profesional extraordinaria de personalidades eminentes, procedentes del ámbito de la cultura y de la academia, de la comunicación o del derecho, que por su ejemplaridad y liderazgo, comunican nuestros valores y hacen evidente el compromiso de las profesiones con el conocimiento y con la deontología.

Tenemos el honor hoy de otorgar cuatro Premios a otros tantos profesionales, referentes en sus campos, y que, propuestos por la Comisión Ejecutiva, fueron ratificados por la Asamblea general de Unión Profesional:

  • En el ámbito científico a Dña. María Castellano Arroyo, doctora en Medicina, especializada en Medicina Legal y Forense y Medicina del Trabajo, primera Catedrática de una Facultad de Medicina Española, (por la Universidad de Zaragoza), profesional de reconocido prestigio por sus aportaciones al campo de la microbiología, a la psiquiatría forense y al derecho sanitario, miembro de la Real Academia Nacional de Medicina, Cruz de Primera Clase de San Raimundo de Peñafort y medalla al mérito policial con distintivo blanco, investigadora y divulgadora, que desde 2003 ostenta la Cátedra de Medicina Legal de la Universidad de Alcalá de Henares contribuyendo con sus investigaciones actuales a los campos de la violencia en el medio familiar, la psiquiatría forense y el derecho sanitario. Gracias por estar hoy con nosotros.
  • En el ámbito jurídico a D. Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, político y jurista, doctor en derecho con una tesis sobre Derecho Constitucional, licenciado en Filosofía por la Universidad de Lovaina, uno de los siete padres de la Constitución española de 1978, letrado del Consejo de Estado, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, Premio Creu Sant Jordi, diputado desde los primeros años de la transición, miembro permanente del Consejo de Estado, brillante articulista y pensador, divulgador preciso y gran defensor de las profesiones y de los colegios profesionales, con un ejercicio profesional brillante de trayectoria dilatada y extensa.
  • En el ámbito académico y de la sociología urbana, D. Manuel Castells Oliván, sociólogo y economista reconocido mundialmente, profesor de diversas universidades como la de Berkeley, la del Sur de California, la Universidad de París, del Instituto Tecnológico de Massachusets, la Universidad de Oxford, de Cambridge, entre otras; director del Internet Interdisciplinary Institute en la Universidad Abierta de Cataluña y Presidente del Consejo académico de Next International Business School. Investigador transversal e innovador, reconocido por establecer un paradigma social enmarcado en la teoría integral de la información, siendo un referente en el campo del estudio de la sociedad de la información, miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas Y Financieras, y el quinto académico más citado en el mundo, en el campo de las ciencias sociales, y el más citado dentro de las tecnologías de la información y la comunicación según el Social Sciences Citation Index.
  • En el ámbito de la filosofía, como disciplina de la condición humana, a D. Javier Gomá Lanzón, doctor en filosofía, licenciado en Filología Clásica y en Derecho, miembro por oposición del Consejo de Estado, director de la Fundación Juan March, autor de obras relevantes de nuestro pensamiento contemporáneo recogidas en las recopilaciones de la Tetralogía de la ejemplaridad y Filosofía mundana o del monologo Inconsolable; ganador del Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Ensayo en 2004 por su libro Imitación y experiencia, entre otros muchos méritos.

Así pues, con estas Distinciones, Medallas y Premios, Unión Profesional quiere hacer patente la relevancia, la vigencia y el futuro de la importante labor de todas las profesiones en una sociedad abierta y global mediante su firme compromiso con una ética exigente, un conocimiento permanentemente actualizado y una capacidad facultativa independiente.


Amenazas y oportunidades de las profesiones

Quisiera terminar mi intervención defendiendo ante ustedes el futuro de las profesiones en España y en Europa. Con reconocimiento constitucional, España es un país de profesiones. Un patrimonio común que nos une sea cual sea nuestra procedencia territorial. Un capital social a preservar como un pilar fundamental de nuestra sociedad civil y de nuestras garantías públicas. Juntos podemos hacerlo. Por eso nuestra defensa de las profesiones colegiadas, y de la colegiación, nos obliga a recordar que los Colegios son un medio y no un fin. Una garantía pública de que sus colegiados tienen una formación continua permanente y se comportan con una exigencia deontológica, más allá del código civil y penal. Y también que un profesional no es un mero técnico. Es algo más. Es un técnico con una formación continua constantemente acreditada y con un estricto código deontológico que ofrece creatividad y criterio facultativo independiente a la sociedad. Eso es lo que los Colegios acreditamos. Para eso servimos. Y por eso consideramos importante un mayor nivel de autoexigencia.

Entre nuestras amenazas externas se encuentran sin duda las erráticas y superficiales políticas que algunas instituciones europeas están siguiendo respecto de las profesiones. Nuestro deber en Unión Profesional es afrontar esta realidad y, con el apoyo del Consejo Europeo de las Profesiones Liberales (CEPLIS) construir, difundir y compartir un relato alternativo, que teniendo sentido económico y social, acabe influyendo en nuestro futuro. Creemos que podemos hacerlo. En efecto, el relato que se nos ofrece y que intenta imponerse, habla de liberalizar (parece que todavía más) los servicios profesionales, mientras que paralelamente se está sobre-regulando casi todo lo demás. Resulta chocante.

Excepto los valiosos Dictámenes del Consejo Económico y Social Eeuropeo (CESE), la Unión Europea no ha clarificado hasta hoy qué piensa hacer con sus profesionales y sus profesiones. ¿Apuesta acaso por su lenta extinción y su sustitución por meros mandatarios tecnificados? ¿Piensa acaso la Unión Europea prescindir de un capital humano y social históricamente decisivo en su construcción y en la gestión de sus sociedades? ¿Acaso la Unión Europea va tan sobrada de productividad, de legitimidad, de confianza social y de ética pública que puede tirar por la borda, así como así, un atributo social consolidado, en plena economía del conocimiento? No lo sabemos.

Pero, por nuestra parte, proponemos en CEPLIS el estudio de un Estatuto del Profesional, de una carta de derechos y deberes, con especial exigencia en la formación continua y en el código ético, y con especial incidencia en la independencia y la creatividad del acto facultativo como un acto social relevante y un acto económico productivo; que incluye, claro está, la reclamación de la dignidad del servicio profesional mediante retribuciones respetables. En efecto, nos parece que, en una sociedad hiper-regulada, sobre-regulada, con una proliferación creciente, agobiante y completamente extraordinaria de leyes, reglamentos y protocolos a todos los niveles competenciales, el acto profesional se configura hoy como una alternativa relevante, con un evidente potencial de futuro. De hecho, podríamos proponer una reflexión en la que alguien podría sugerir algo así como que: “ante la sobre-regulación, profesión”. Regular más y mejor las profesiones permitiría regular algo menos,todo lo demás.

Finalmente, quisiera invitarles a participar en nuestro próximo Congreso Nacional de las Profesiones, que tendrá lugar los días 18 y 19 de enero, en Madrid; un acontecimiento de trascendencia que marcará un hito. En el Congreso mostraremos cómo las organizaciones colegiales y sus profesionales, siendo parte de la sociedad civil, han estado y están implicados en los cambios y en los proyectos de innovación social en todos los sectores. Desde el pacto por la justicia al pacto por la industria, pasando por el pacto por la sanidad, entre muchos otros, tenemos propuestas y proyectos sociales. Por primera vez, los más de 900 decanos de todos los colegios profesionales de todas las profesiones tendrán la oportunidad de reunirse para reflexionar y reivindicar juntos un compromiso de regeneración colegial, pero también una exigencia de respeto y consideración hacia nuestra labor diaria por parte de todos.

Creemos que todo ello nos faculta para solicitar un mayor reconocimiento institucional para Unión Profesional, lo que redundaría sin duda en unos mejores resultados al favorecer la coordinación, el trabajo conjunto y la presencia efectiva de las profesiones en la sociedad civil española.

A todos los premiados, y a todos ustedes, al Presidente del Senado y al Ministro, a las autoridades y a los premiados, muchas gracias por su asistencia.

 

Jordi Ludevid i Anglada
Presidente de Union Profesional
Vicepresidente de Ceplis
Vicepresidente de la Unión Mundial de Profesiones

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo