El Buen Gobierno como elemento para mantener y crear valor institucional

Organizado por Unión Profesional y Wolters Kluwer dentro del marco del convenio firmado por ambas partes.

 

El pasado 15 de diciembre tuvo lugar el webinar gratuito «El Buen Gobierno como elemento para mantener y crear valor institucional», organizado por Unión Profesional junto a Wolters Kluwer en el marco del convenio firmado por ambas entidades. Una sesión en abierto enfocada a acercar el potencial de la herramienta al entorno colegial para la que se contó con voces acreditadas en la materia y la moderación de Dolores Martín Villalba, responsable del Departamento de Estudios e Innovación de Unión Profesional.

 

MARCO HISTÓRICO

Paloma del Val, abogada, profesora y experta en Gestión de Gobierno Corporativo, fue la encargada de trasladar el marco histórico del concepto: su nacimiento en la década de los noventa como herramienta de control de los mandos medios de la empresa; el punto de inflexión que supuso el ‘Caso Enron’ en el cambio de siglo, lo que se tradujo en un mayor control financiero; la época de bonanza económica hasta la Gran Recesión de 2008, que permitió la introducción y desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa, lo que dificultó según Del Val, la definición de uno y otro concepto; el giro entre 2008 y 2012 a la «conectividad social» provocado por la crisis económica y la subsiguiente avalancha normativa —Principios de Basilea, Principios de Gobierno Corporativo del G-20 y la OCDE—; y la actual etapa de las taxonomías —social, medio ambiental— que implica favorecer cuestiones de carácter social, medio ambiental y de protección de la ciudadanía.

«La empresa es más consciente que nunca de que forma parte del tejido social por lo que ha de incorporar los valores de la sociedad en sus procesos de gestión. No solo los ha de a adoptar en toda su estructura, sino que los va a tener que reportar», subrayó Del Val aludiendo, a su vez, a la Directiva de Información No financiera, centrada en la divulgación de información relativa a la diversidad. Desde su perspectiva, la definición de Buen Gobierno o Gobierno Corporativo hoy sería la siguiente: «Una forma de gestionar y dirigir instituciones de manera estragética, flexible, manteniendo la sostenibilidad de la organización apoyada en las demandas sociales y enfocada en crear valor a futuro».

 

APERTURA Y COLABORACIÓN

Carlos Balmisa, secretario general del Colegio de Registradores de España y, anteriormente, director de Control Interno de la CNMC, hizo especial hincapié en la oportunidad que supone el Buen Gobierno para la promoción de la diversidad en el entorno colegial. Una herramienta propositiva que proyecta instituciones más sólidas gracias a la escucha activa y el compromiso social, lo que redundará en una legitimación por parte de la ciudadanía. Asimismo, abogó por mecanismos de apertura de las organizaciones colegiales a alianzas y colaboraciones que reviertan en un conocimiento diverso: «Mi idea es la de la apertura absoluta que permita imaginar, siempre bajo ciertas premisas». 

En este sentido, Balmisa concibe el Buen Gobierno como un «laboratorio de innovación», es decir, un espacio visionario «en el que podemos llegar a hacer de todo; en el que prevalezca la diversidad de los responsables de impulsar esta herramienta y se ponga en el centro tanto a la ciudadanía, como a la colaboración entre los diversos sectores público-privados».

En lo que respecta al desarrollo de la Inteligencia Artificial, Balmisa apremiaba a reivindicar nuestro papel como humanos, siendo más competitivos y aprovechando los beneficios que nos brinda la tecnología.

 

REFLEXIONES CRÍTICAS

Sergio Jiménez, doctor en Ciencias Políticas y de la Administración y consultor, trajo el apunte crítico al debate: «La creación del Buen Gobierno es fruto de nuestros golpes o fracaso de nuestras acciones. A partir de ahí, perfeccionamos nuestros sistemas, lo que es muy limitado». Desde su punto de vista, «se ha de pensar en el bien de los muchos antes que en el interés de los pocos», a la vez que «las ideas de lo que es el Buen Gobierno deberían atravesarlo todo: hemos de saber qué se hace, cómo se lleva a cabo y de qué manera podemos participar».

Los retos los encontramos, según Jiménez, en cómo identificar el beneficio de la mayoría, y quién es la mayoría. De la misma manera, es importante reflexionar sobre la herramienta en sí: «Creamos instrumentos para evitar el mal gobierno, y eso es un fracaso institucional. Lo que llamamos Buen Gobierno es una herramienta que cubre las malas prácticas que no están bajo el «rule of law»: completar, garantizar, que no se sea manifiestamente nocivo. El reto está en cómo crear una cultura a nivel social e institucional que garantice que las malas decisiones se sancionen de manera efectiva».

 

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo