Diciembre cerró con más contratación en sanidad por Ómicron, y en las industrias y la consultoría empresarial para atender la demanda acumulada

Análisis de Unión Profesional sobre los datos de afiliación y paro registrados en diciembre del 2021 

 

El último mes del 2021 se saldó con un crecimiento de la afiliación del 0,54% mensual en el subsector de servicios profesionales, el ritmo más elevado en un mes de diciembre en la serie histórica iniciada en el 2009. Este dato encuentra explicación principal en el mayor volumen de contratación que se produjo en sanidad, principalmente en la Atención Primaria, para mantener el nivel asistencial debido a la variante Ómicron de la pandemia, que está generando un número elevado de bajas laborales simultáneas en todos los sectores. 

 

Mayor contratación para cubrir el nivel asistencial en sanidad ante la variante Ómicron

La aprobación el 23 de diciembre del Real Decreto-ley de medidas urgentes de prevención y contención para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID que estará vigente hasta el 31 de diciembre del 2022 podría tener ya una cierta influencia sobre estos datos positivos de afiliación. 

Concretamente, posibilitó que los centros sanitarios públicos y privados puedan contratar a profesionales de la medicina y la enfermería para cubrir la actividad asistencial relacionada con la COVID y, al mismo tiempo, mantener las prestaciones de jubilación y garantizar los derechos de las personas jubiladas. Del mismo modo, también permite que las comunidades autónomas, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) y el Ministerio de Defensa contraten profesionales sanitarios con título de especialista obtenido en los Estados no miembros de la Unión Europea, siempre que cuenten con un informe del Comité de Evaluación de acuerdo a la normativa aplicable.

En contexto, esta subida de la ocupación en sanidad fue superior a la estacional que acontece habitualmente en Navidad antes de la pandemia para cubrir las sustituciones por las vacaciones.

 

Pese al freno en la industria y la construcción, la arquitectura y la ingeniería suman afiliación

Asimismo, los profesionales en los ámbitos de la arquitectura y de la ingeniería anotaron incrementos mensuales de la afiliación cercanos al 1%, datos favorables que no se producían en este mes en los últimos años, y cuya solidez quedó demostrada en los datos desestacionalizados también positivos. 

Entre las causas, podemos encontrar lo referido por el índice PMI de la industria manufacturera de IHS Markit que señaló cómo, a pesar de la moderación del crecimiento de la actividad por cuarto mes debido a problemas en la adquisición de insumos y el rápido aumento de la inflación, se produjo «un modesto crecimiento adicional del empleo» para cubrir la demanda de encargos anterior y que aún se recibe. Más duro fue el Índice de Producción Industrial (IPI) del Instituto Nacional de Estadística que apuntó incluso una caída mensual corregida del sector industrial en conjunto del 0,4% en octubre, singularmente, ante el menor pulso de la producción de los bienes de equipo. 

La sanidad anotó un incremento de la contratación para cubrir el nivel asistencial debido a la variante Ómicron. El Real Decreto-ley aprobado el 23 de diciembre para contratar más personal habría mejorado el dato estacional habitual de diciembre.

Por su parte, la producción en la construcción refleja hasta octubre del 2021 una variación acumulada favorable del 1,2%. Sin embargo, esta reside en la edificación con un ascenso del 2,2%, mientras que la ingeniería civil manifiesta una caída del 7,5% en el mismo periodo, conforme a la Encuesta de los Índices de Producción de la Industria de la Construcción (EIPIC) del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. 

En consecuencia, pese a la continuidad de la inflación de costes y los retrasos en la llegada de insumos —de ahí, los movimientos de acopio que se producen, y que tensionan aún más las cadenas suministro—, aún se mantiene el pulso de la contratación y es esperable que siga en esta línea, al menos próximamente. Una situación que será más factible mientras no se traslade la subida de precios a los consumidores finales que allanaría la demanda.

 

La consultoría empresarial y las actividades jurídicas muestran subidas destacadas

En el resto de divisiones, particularmente en la consultoría empresarial y las actividades jurídicas, la publicidad y los estudios de mercado e, incluso, en algunas actividades financieras y de seguros, el tono de la afiliación fue mejor respecto a años anteriores a la pandemia. Por tanto, el curso de la inflación de los costes energéticos sigue sin afectar, significativamente, a la demanda y la contratación de estos servicios por las empresas y los hogares. 

Pese a la moderación en la actividad industrial y la construcción por la inflación y retraso de los insumos, se registraron avances de afiliación en las profesiones de arquitectura e ingeniería para atender la demanda acumulada y adicional.

A ello, se añade que las actividades de Investigación y Desarrollo (I+D) mostraron el mejor diciembre de afiliación en la última década. De este modo, no es descartable que este y los sectores mencionados en el párrafo anterior estén configurando plantillas más amplias y especializadas de profesionales para atender la creciente actividad de proyectos que se derivarán de forma directa o indirecta del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

A su vez, las actividades inmobiliarias registraron un aumento de la afiliación relevante que podría estar en línea con el avance de la compraventa de viviendas e hipotecas desde mediados del 2020 según los datos del INE. 

Y, el sector de la educación, que anotó un ritmo de afiliación superior al de los tres años previos a la pandemia, podría estar llevando a cabo un cierto refuerzo y cobertura de personal para cubrir las sustituciones necesarias ante el número de bajas laborales que se estaría produciendo por la pandemia.

 

Buen dato desestacionalizado y más contratación asalariada en las profesiones

El panorama del subsector de servicios profesionales en conjunto, con el notable crecimiento mensual de la afiliación del 0,54%, ha permitido el rebote de su progresión anual hasta el 4,33% tras cuatro meses de moderación. Ello supone cerrar el año por encima del desempeño general de la economía que finalizó en el 4,08%. 

En el balance general de la economía, si exceptuamos el buen comportamiento del empleo en sanidad, el aumento de la afiliación estuvo protagonizado por el arrastre de la campaña de Navidad sobre el comercio, y las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, que exhibieron mejores datos que en el 2020. Además, el crecimiento de la ocupación en las administraciones públicas triplicó al de diciembre del año pasado. 

Los buenos datos de afiliación en la consultoría empresarial, jurídica, y de I+D podrían indicar una reconfiguración de las plantillas para atender la demanda creciente de proyectos asociada al Plan de Recuperación.

Al observar los datos desestacionalizados, que nos ofrecen una imagen más certera del pulso mensual del empleo, el subsector registró una subida del 0,54% frente al 0,36% mensual de la economía. Un crecimiento que fue generalizado en el caso de las divisiones que recogen el ejercicio de las profesiones, pero con un mayor peso de las sanitarias y sociales. 

Cuando contemplamos el movimiento de los dos regímenes principales de afiliación en el subsector, cabe subrayar el fin de la tendencia negativa del último trimestre en el Régimen General (RG) para las profesiones con un 1,24% mensual. Algo más suave fue el recorrido en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) con un 0,28% mensual más, en sintonía con años anteriores en este mes. Con todo, la imagen agregada del curso en términos anuales es muy similar para ambos regímenes, con una subida del 4,30% en el RG, y del 4,48% en el RETA.

 

El 4,16% de las personas en ERTE son profesionales en el nuevo recuento

En diciembre, se actualizaron los datos sobre los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Una novedad que se explica tras la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 18-2021 que precisaba un trabajo de adaptación para que las empresas comunicaran las prórrogas y/o nuevos ERTE mediante el registro de los tipos de inactividad. Los datos de ERTE publicados ahora se dividen en dos categorías, los relacionados a la COVID y los que no. 

La publicación de diciembre muestra que, en total, hay 122.672 personas en esta situación en España, un 2,35% mensual menos. De este montante, el 83,60% fueron ERTES vinculados a la COVID. En el caso del subsector, hay 5.108 profesionales en ERTE, el 4,16% del total en España y, aunque no tenemos datos comparativos con el mes de noviembre, se trata de una bajada de un 37,61% sobre el mes de octubre. Además, de esta cuantía en las profesiones, el 74,16% fueron motivados por la COVID.

 

El paro cayó más en los servicios y en las mujeres por la campaña de Navidad

Finalmente, el paro registrado descendió en 76.782 personas, un 2,41% mensual, la mayor bajada en un mes de diciembre desde el 2016. En el enfoque anual, la caída del paro llega ya a 782.232 parados, una disminución del 20,12%. De tal forma, el grueso de parados se sitúa en 3.105.905. Con todo, estos datos no contienen los relativos a los ERTE o en cursos de formación.

Entre los sectores principales, la reducción más intensa tuvo lugar en el sector servicios con 64.809 parados menos, un 2,88% mensual que podría explicarse por el tono más propicio de la campaña de Navidad. También cayó en la agricultura que restó 4.530 parados, un 3,02% mensual, y en el colectivo sin empleo anterior que se rebajó en 16.702 parados, un 6,13% mensual. Por el contrario, la construcción subió en 7.505 parados, un 3,00% mensual, y en la industria con 1.754 parados, un 0,68% mensual. En otro plano, la caída del paro estuvo más focalizada en las mujeres con un 64.225 menos, un 3,40% mensual, por solo una caída del 0,97% en los hombres, con 12.557 menos.

Los contratos registrados alcanzaron la cuantía de 1.681.550 aunque retrocedieron un 16,82% mensual. De estos, el 10,33% fueron indefinidos, aunque su caída fue mayor con un 38,58% mensual. Y, respecto a la cobertura por desempleo se situó en el 60,63% con un volumen de 1.821.130 beneficiarios, un 23,5% anual menos. 

 

 

ANÁLISIS DEL SUBSECTOR DE SERVICIOS PROFESIONALES POR DIVISIONES DE ACTIVIDAD PERTENECIENTES O RELACIONADAS CON EL MISMO.

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo