25/09/2020 |
Siempre de guardia

En el Día Mundial del Farmacéutico (25 de septiembre), desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos nos acercan sus últimas acciones de comunicación frente al COVID-19.

 

La pandemia que estamos atravesando nos ha puesto a todos a prueba y en especial a ciertos sectores como son las profesiones sanitarias, todas ellas reunidas en Unión Profesional. Nuestro Sistema Nacional de Salud y sus profesionales han estado sometidos a una gran presión y a pesar de lo impredecible de la crisis y la dureza con la que nos ha golpeado, todos ellos han dado la talla. En relación con la profesión farmacéutica, su intervención ha ido más allá de lo profesionalmente exigible y puedo decir con orgullo que los farmacéuticos en todos los ámbitos de ejercicio –industria, hospitales, atención primaria, farmacia comunitaria y en la salud pública– están siendo claves para poder superar y gestionar esta pandemia. 

En este escenario tan duro, los 74.000 farmacéuticos y las 22.071 farmacias, como establecimientos sanitarios, se pusieron desde el primer día a disposición de las autoridades sanitarias con el objetivo de promover la prevención y garantizar que nadie se quedase sin su medicamento ni su adecuado seguimiento en sus tratamientos.  6 meses después del inicio de la pandemia podemos decir que se ha logrado. Y se ha hecho alcanzado alianzas y colaborando con colectivos sociales y de pacientes, con  el resto del sector del medicamento, con todos  los profesionales sanitarios y con la propia Administración. Siempre hemos creído, y esta crisis nos lo ha demostrado, que la unión hace la fuerza frente a la adversidad. 

 

Siempre hemos creído, y esta crisis nos lo ha demostrado, que la unión hace la fuerza frente a la adversidad. 


Antes de que se declarase el Estado de Alarma la Organización Farmacéutica Colegial demostró ya su responsabilidad y compromiso con los pacientes. La actitud proactiva y constructiva de la profesión se materializó en hasta 35 soluciones dirigidas a garantizar el abastecimiento de medicamentos y potenciar la seguridad de los pacientes. Posteriormente, aportamos nuevas soluciones en la desescalada y formulamos firmes 
propuestas para fortalecer el Sistema Nacional de Salud durante la reconstrucción. . 

En estos meses hemos puesto en marcha muchas iniciativas y numerosos protocolos de trabajo. Destaco el protocolo de Atención Farmacéutica Domiciliaria para que el farmacéutico facilitara medicamentos en los hogares, ayudándose de Cruz Roja y Cáritas cuando no pudiera hacerlo, y que solo durante el primer mes de confinamiento benefició a más de 850.000 pacientes. Otra solución ha sido la colaboración de la farmacia comunitaria con los Servicios de Farmacia Hospitalaria en la dispensación de medicamentos de diagnóstico hospitalario   para evitar que los pacientes acudiesen a los hospitales. Y por supuesto destaco el manifiesto suscrito  con cinco de las principales asociaciones de pacientes de España  Atención integral al paciente crónico y complejo: compromiso de la farmacia comunitaria con los pacientes”.

En estos meses, la comunicación está siendo uno de los pilares fundamentales para movilizar a los diferentes públicos y alcanzar los objetivos. Así, en relación con los ciudadanos, el objetivo ha sido promover la educación sanitaria y la prevención. Por este motivo y aprovechando la cercanía y accesibilidad de la farmacia como primer centro sanitario al que acuden en muchas ocasiones, hemos ido generando numerosa y rigurosa documentación: videoconsejos, acciones formativas, infografías… todo lo necesario para ofrecer la formación e información necesarias para todos los públicos y adaptada a diversos canales con una estrategia de comunicación rigurosa y de gran impacto. 

Los medios de comunicación han sido nuestros aliados estratégicos para hacer llegar los mensajes de prevención y combatir la desinformación, los rumores y las temidas fake news. Con ellos hemos mantenido una relación continua de colaboración, ofreciendo contenido riguroso y actualizado en forma de notas de prensa, infografías, entrevistas o un abanico de portavoces por áreas que han atendido sus demandas convencidos de que la información es una de las mejores terapias para luchar contra esta pandemia. 

En esta labor de comunicación uno de los objetivos fundamentales ha sido nuestro público interno, nuestros colegiados, haciéndoles llegar, con el fin de ofrecer el mejor servicio, la última información técnico-científica y de carácter administrativo. Los farmacéuticos y las farmacias han demandado información continua sobre la propia enfermedad, la investigación de tratamientos y vacunas o las decisiones de las administraciones en el ámbito de la salud y el medicamento. Los canales tradicionales que tenemos de comunicación con el farmacéutico a través del boletín interno o del portal, los reforzamos con una línea de atención telefónica, una potente estrategia en redes sociales y numerosos envíos de boletines on line que nos permitían una comunicación bidireccional y ágil.

 

Sin duda, la labor de los farmacéuticos durante esta pandemia ha ido más allá de lo profesionalmente exigible, una actuación que ha tenido un alto coste: 21 profesionales de la farmacia han fallecido en el ejercicio de su responsabilidad asistencial. Mi más sincero recuerdo y homenaje a todos ellos desde estas líneas. Por todo ello la profesión necesitaba un mensaje de reconocimiento a su labor, de mostrar a la opinión pública el esfuerzo realizado.

 

DE GUARDIA Y EN GUARDIA

Sin duda, la labor de los farmacéuticos durante esta pandemia ha ido más allá de lo profesionalmente exigible, una actuación que ha tenido un alto coste: 21 profesionales de la farmacia han fallecido en el ejercicio de su responsabilidad asistencial. Mi más sincero recuerdo y homenaje a todos ellos desde estas líneas. Por todo ello la profesión necesitaba un mensaje de reconocimiento a su labor, de mostrar a la opinión pública el esfuerzo realizado.  Un estudio de GAD3 que pusimos en marcha para testar la opinión de  nuestros ciudadanos,  nos confirmó la gran labor que habían hecho los farmacéuticos, hasta un 91,3% de los ciudadanos valoraron positivamente la actuación de la farmacia. Sin embargo en la Organización Farmacéutica Colegial queríamos ir más allá y hacer llegar un mensaje de motivación a todos los farmacéuticos, así como generar orgullo de pertenencia a la profesión farmacéutica. 

Desde la Organización Farmacéutica Colegial, queríamos agradecer el extraordinario trabajo de los 74.000 farmacéuticos en todos los ámbitos de ejercicio profesional en esta pandemia. Con este objetivo lanzamos una Campaña de comunicación muy especial y única. El nombre de la Campaña, “Siempre de Guardia” reflejaba el mensaje que queríamos transmitir con toda rotundidad. El objetivo fue doble: homenajear a todos los farmacéuticos que, incluso en los peores momentos, han estado al pie del cañón; y concienciar a toda la población y a los responsables políticos sobre la importancia sanitaria de la Farmacia y los farmacéuticos

Quisimos también ser muy rigurosos en el procedimiento y, convocamos un concurso entre varias agencias líderes. En tiempo record, se preparó un pretest con profesionales y ciudadanos para elegir la línea creativa y argumental y nos pusimos en marcha. La Campaña elegida pretendía despertar el recuerdo entre los españoles de la mítica serie de televisión “Farmacia de Guardia”, contando que los farmacéuticos estaban entonces, estamos ahora y estaremos siempre y que la farmacia hoy es innovadora y digital,  pero sigue conservando la esencia de siempre, la cercanía y el compromiso con los ciudadanos estando siempre a su lado.

 

La Campaña elegida pretendía despertar el recuerdo entre los españoles de la mítica serie de televisión “Farmacia de Guardia”, contando que los farmacéuticos estaban entonces, estamos ahora y estaremos siempre y que la farmacia hoy es innovadora y digital,  pero sigue conservando la esencia de siempre, la cercanía y el compromiso con los ciudadanos estando siempre a su lado.


A lo largo de dos semanas, tanto en prensa escrita como en medios on line y en televisión, se pudo ver esta Campaña que ha superado todos los objetivos propuestos en términos de impacto. 
Siempre de guardia ha querido  emocionar, impactar, y transmitir todos los valores de la farmacia -confianza, cercanía, dedicación, compromiso, o vocación de servicio público- que siempre han estado ahí y que en esta emergencia sanitaria se ha hecho más visibles que nunca a través de esa cruz de la farmacia que no se apaga.

Y aunque la campaña finalizara, seguimos persistiendo en los mismos objetivos: agradecer a todos los farmacéuticos su labor y reivindicar el papel esencial  y estratégico de la profesión farmacéutica como profesión sanitaria asistencial y social. Y lo reivindicamos porque, por nuestra parte sigue vivo el lema: Siempre de guardia, que es un lema, pero sobre todo es el compromiso de los farmacéuticos y todo el ecosistema del medicamento de que, suceda lo que suceda y suceda donde suceda durante los 365 días del año, los ciudadanos siempre tendrán cerca una farmacia y un farmacéutico dispuesto a ayudarle hoy y siempre; pase lo que pase.

 

Ana López Casero, Tesorera del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos