26/11/2020 |
La Violencia contra la Mujer, el mal endémico que crece con la pandemia

Artículo del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas en el marco de la campaña anual de ONU Mujeres que dedica 16 días desde el 25 de noviembre a concienciar contra la violencia de género

 

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, promovido por la Organización de Naciones Unidas (ONU). Una jornada para reflexionar sobre las ‘acciones violentas contra, aproximadamente, el 50% de la población mundial.

Un mal endémico, arraigado en tradiciones y culturas milenarias, que parece no desaparecer en pandemia. “La crisis ha venido acompañada de un repunte de las denuncias de violencia doméstica, precisamente en un momento en que los servicios, como las fuerzas del orden, los servicios sanitarios y los albergues, se están desviando para hacer frente a la pandemia”. Se trata de las palabras del Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres en base al último informe “Responsabilidad compartida, solidaridad mundial: Responder ante las repercusiones socioeconómicas de la enfermedad por Coronavirus”. 

Desde ONU Mujeres, y con el compromiso personal del Secretario, se ha lanzado la campaña Únete, en la que se promueven acciones en detrimento de la violencia contra el género femenino de aquí a 2030, coincidiendo con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En 2020, desde el 25 de noviembre y hasta el 10 de diciembre, se celebrarán acciones bajo el lema “Pinta el mundo de naranja: ¡Financiar, responder, prevenir, recopilar!”. 

 

LA AGENDA 2030

La pandemia, desgraciadamente, ha protagonizado este 2020. No obstante, organismos, empresas y corporaciones como el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas han trabajado en paralelo (y con la mirada puesta en la crisis sanitaria) en los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Entre ellos, el número 5, Igualdad de Género. Algo tan obvio pero tan incumplido por la gran mayoría de sociedades del mundo. Prueba de ello son los últimos datos aportados por ONU Mujeres y que se recogen en La Vanguardia: “La desigualdad salarial entre hombres y mujeres es del 23% (promedio mundial): eso significa que, de media, las mujeres ganan el 77% de lo que ganan los hombres, según datos del 2017 de ONU Mujeres”. Dicho de otra manera, en España, desde el 11 de noviembre, las mujeres dejarían de cobrar (siempre en comparativo con el salario medio masculino).

 

En un mundo en el que la Educación es privativa, es realmente difícil fomentar el bienestar de las mujeres. 


Además, las mujeres, tradicionalmente, ocupan puestos más precarios, de “economía informal” y que les llevan a la subsistencia. La desigualdad, por tanto, genera pobreza. Esto se acentúa en su descendencia, tal y como se refleja en el artículo anteriormente citado: “Ante la falta de recursos, las familias priorizan la educación de los hijos varones y mantienen a las hijas en casa para ocuparse de la familia y de las tareas del hogar. En todo el mundo, más de 120 millones de niños y adolescentes no van a la escuela: más de la mitad son niñas”. En un mundo en el que la Educación es privativa, es realmente difícil fomentar el bienestar de las mujeres. 

El primer escalón, el de la formación, genera una escalinata de obstáculos que terminan en el famoso techo de cristal. Mujeres con escasa representación en los órganos públicos de primer nivel y en consejos de dirección de las grandes empresas. Suma y sigue.

 

 

LAS ACCIONES DEL CITOP

Ante esta situación, todos los Colegios Profesionales, de manera individualizada y en conjunto con Unión Profesional, hemos dado un paso al frente. Desde el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, hemos intentado aportar nuestro grano de arena a través de acciones que, principalmente, emanan de dos principios básicos en la igualdad de género: fomentar la Educación igualitaria, a través del fomento de las carreras técnicas ya desde pequeñas, y dar valor al papel de la mujer en la Ingeniería Civil.


En primer lugar, a través de acciones comunicativas y acuerdos con entidades que nos acercan a los jóvenes estudiantes de Bachillerato y ciclos inferiores. Nuestro mensaje: eliminar el género de los estudios superiores. Según refleja el informe “Datos y Cifras del Sistema Universitario Español, 2019-2020”, del Ministerio de Universidades”, el 59% de los universitarios son mujeres. No obstante esto, se produce un gran desequilibrio cuando analizamos las cifras en base a la rama de conocimiento. Así, mientras que en Ciencias de la Salud, Artes y Humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas las mujeres acaparan más del 60%, en Ingeniería y Arquitectura no superan el 25%.

 

El compromiso ha de ser real y global. Eliminemos barreras a la Educación y techos de cristal para que el 100% de la población pueda despegar, sin ver mermada su integridad física y mental.

 

En segundo lugar y muy relacionado con el primer punto, hemos querido dar visibilidad a la labor femenina en la Ingeniería Civil, aportando casos reales en los que se puedan mirar las nuevas generaciones. Mujeres con años de experiencia que, en una profesión con un alto porcentaje masculino, rara vez son las protagonistas. Estas acciones, que se materializaron con nuestra campaña de agosto “Mes de la Ingeniera Civil. La Ingeniería Civil no tiene género”, continúan siendo uno de los objetivos prioritarios tanto para el CITOP como corporación como por parte de sus 15.000 colegiados. 

Pero esto es solo un primer paso. El compromiso ha de ser real y global. Eliminemos barreras a la Educación y techos de cristal para que el 100% de la población pueda despegar, sin ver mermada su integridad física y mental. El 25 de noviembre de 2020 es solo el principio del gran cambio.