Responsabilidad social y Sostenibilidad de las profesiones colegiadas en España

Artículo publicado en el Anuario Corresponsables 2018

Siempre ha sido un término poco utilizado para lo mucho que significa. Ser responsable es considerarse obligado a responder por algo o por alguien. Lo es un profesional porque tiene que responder ante su cliente, usuario, paciente, ciudadano. La responsabilidad del profesional es ante todo, social.

En España hay una  categoría social que es ordenada y garantizada por los colegios profesionales como entidades que cuentan además con funciones públicas atribuidas por la ley: la de las profesiones colegiadas. El profesional colegiado que posee conocimiento experto, adquirido durante su etapa de formación, se compromete además, a que esta sea sostenible en el tiempo, que sea continuada. Dicho conocimiento desembocará en la sociedad, receptora de la función social que desempeña al llevar a cabo su labor profesional, el cumplimiento de su servicio profesional.

Para reconocerse como ‘responsables’ las profesiones colegiadas se sostienen en dos pilares fundamentales: la deontología y la formación continua. Sin estos valores profesionales, el servicio carece de la calificación de ‘profesional’, esto es, de un experto que lo avale.

También en España, las profesiones organizadas en colegios profesionales y estos a su vez, en Consejos y Colegios Nacionales, se agrupan en Unión Profesional (UP),  asociación que aspira a ser referente del modelo colegial español, sustentado sobre la deontología y la excelencia profesional, y de los valores del profesionalismo ético. Para ello, actúa como vertebrador social, económico e intelectual. De nuevo, responsabilidad social no solo de la propia institución paraguas sino y sobre todo de cada uno de los asociados a quienes les corresponde, entre otras tareas, el desarrollo del código deontológico de su profesión, con el que sus colegios profesionales podrán controlar el desempeño de sus colegiados en su labor diaria al ejercer su profesión.

La sostenibilidad atendiendo al desarrollo que asegura las necesidades del presente sin comprometer las de futuras generaciones, está presente igualmente en las profesiones. Tanto es así que su inclusión en los códigos deontológicos siempre es recomendada. Algo que se trató en el Congreso Nacional de Medio Ambiente (Conama) del 2014, porque tal y como comentó el profesor José Manuel Uribes durante la actividad especial organizada por UP: «si el desarrollo no es sostenible, no será desarrollo».

Dos años después, las profesiones colegiadas iniciaban su camino hacia la «ecosocialización», fruto de una nueva actividad en Conama 2016, donde de nuevo se insistió en la necesidad de incorporar en los códigos deontológicos el respeto al medio ambiente por parte de las profesiones, así como procurar por estas un desarrollo siempre sostenible.

Las profesiones colegiadas llevan mucho tiempo demostrando su papel en la sociedad, su responsabilidad con quienes atienden, clientes y pacientes.  Por ello, han solicitado en diversas ocasiones que se cuente con ellas en cualquiera de las modificaciones o cambios que a través de legislación se realicen en nuestro país, así como la participación en los denominados Pactos de Estado, pues consideran que los valores profesionales deben estar presentes en toda circunstancia que vaya a afectar al interés general.

Este ha sido uno de los motivos por los que en el año entrante, 2018, se celebrará el I Congreso Nacional de las Profesiones, con el fin de profundizar en las raíces del ejercicio profesional: el interés general, público y social, y también en las garantías que la buena práctica profesional puede proporcionar a los ciudadanos, empresas y entidades, dentro de una sociedad abierta, como la que se presume que debería ser la del siglo XXI.

Mismos motivos fueron los que empujaron a celebrar la I edición de los Premios, Medallas y Distinciones de Unión Profesional, el pasado 19 de octubre, en el Senado. Unos galardones con los que se hizo patente la relevancia, la vigencia y el futuro de la labor de todas las profesiones en una sociedad abierta y global, mediante su firme compromiso con una ética exigente, un conocimiento permanentemente actualizado y una capacidad facultativa independiente.

Responsabilidad social es el compromiso por mantener lo social. Sostenibilidad es sostener el presente para dejar un mejor futuro. En eso estamos las profesiones, en España y en Europa.

 Artículo publicado en el Anuario Corresponsables 2018

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo