#ProgresaMujer

Por Natalia Martínez, responsable del Proyecto Progresa

 

Actualmente, estamos inmersos en un cambio global relativo al entorno laboral, incorporando la diversidad en todas sus variantes, pero hoy nos centraremos concretamente, en el debate que se establece en torno al talento femenino, en cómo desarrollarlo, potenciarlo y retenerlo ya que emplear dicho talento puede suponer una ventaja competitiva para las corporaciones. 

Desde CEOE creemos que el Liderazgo Compartido es la respuesta a este cambio y en esta línea trabajamos desde el Proyecto Progresa.  

Numerosos estudios de prestigiosas Universidades como Columbia, y otras entidades como Catalyst o Golman Sachs, nos indican que emplear y desarrollar el talento femenino en las empresas, nos lleva a una mayor rentabilidad financiera, es un impulso a la innovación, supone una menor rotación de personal y un menor riesgo de insolvencia, entre otras ventajas. Pero, si bien es cierto, todavía la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en las empresas sigue estando infravalorada. ¿Si el 60% de los universitarios son mujeres, por qué tan sólo el 38% ocupa puestos de mando intermedio en las empresas?

 

En España, un 77% de las empresas cuentan con alguna mujer en el Comité de Dirección, pero su peso en relación con los hombres es pequeño. En las empresas del IBEX 35, la relación es de 1’3 mujeres por cada 8’7 hombres


Pero las cifras en alta dirección no son mejores, en España, un 77% de las empresas cuentan con alguna mujer en el Comité de Dirección, pero su peso en relación con los hombres es pequeño. En las empresas del IBEX 35, la relación es de 1’3 mujeres por cada 8’7 hombres.

Por ello, debemos actuar en las posiciones intermedias de las empresas, a través de la mejora de las habilidades directivas y de liderazgo de las mujeres que ocupan dichas posiciones. Por esta razón nace el Proyecto Progresa en el 2019, como respuesta a la reiterada petición de las empresas para poner en marcha actuaciones relacionadas con la mejora estas habilidades.

 

ESPÍRITU PROGRESA

Progresa es mucho más que un programa formativo, es un plan de desarrollo individual para cada participante, ya que, tras los periodos formativos, el desarrollo del LEAD (plataforma de autoevaluación y autoconocimiento), se elabora un plan de acción que se puede tomar como base para desarrollar el proceso de mentorización cruzada.

En cuanto al programa, este tiene un formato blended y consta de tres módulos formativos presenciales, cada uno de dos días y medio de duración, una plataforma LEAD, tres sesiones de coaching, una potentísima asignatura de Liderazgo Influyente que se desarrolla íntegramente en un formato IN/ON y para finalizar un proceso de mentorización cruzada de seis sesiones.

 

Todo el proyecto parte de la iniciativa de CEOE y el Instituto de la Mujer, está patrocinado por Deloitte y como partner académico contamos con la excelencia de ESADE Business School.


Para las directivas, según sus propias palabras, recogidas en testimoniales, “
Progresa ha supuesto un antes y un después, no sólo es un crecimiento a nivel profesional sino también personal gracias al gran ejercicio de introspección que implica el proyecto” y destacan la red de networking creada que mantiene vivo el “Espíritu Progresa”.

Los contenidos que se trabajan en Progresa, están orientados a reforzar las habilidades de gestión, liderazgo y gestión de equipos, entendiendo como se puede potenciar el talento individual, así como el trabajo en equipo y el sentimiento de pertenencia al mismo.

Para finalizar, actualmente, nos encontramos en pleno proceso de inscripción para este programa, que finaliza el 9 de julio. Tras el periodo de inscripción, se realiza un proceso de selección dando lugar a los grupos que conformarán esta segunda edición.

 

Natalia Martínez, responsable del Proyecto Progresa

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo