Las profesiones decididas a emprender una estrategia común ante la emergencia climática

En el marco de la Cumbre del Clima (COP25), Unión Profesional organiza un encuentro entre profesiones 

 

En el Día Internacional de los Derechos Humanos,en el marco de la segunda semana de la Cumbre del Clima (COP25), Unión Profesional organizó ayer un primer encuentro entre profesiones con el objetivo de diseñar una estrategia común y efectiva para abordar la emergencia climática declarada por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC).

La idoneidad del modelo profesional para luchar contra el cambio climático, la importancia de la perspectiva multiprofesional, así como la inclusión de la sostenibilidad climática en los códigos deontológicos han sido algunos de los temas abordados por los profesionales reunidos en este debate enfocado a compartir ideas y tejer redes en el seno de Unión Profesional. 

 

 

Visión multiprofesional para frenar el cambio climático

Desde el punto de vista científico, Nieves Sánchez, del Colegio Oficial de Geólogos, hizo hincapié en la necesidad de aumentar la educación ambiental de la ciudadanía, formando «en valores profesionales» que también incluyan la emergencia climática, y transmitiendo conocimiento técnico al mismo tiempo que se apuesta desde las profesiones por promover la I+D+i en clave de «transparencia e igualdad». 

Abordar con efectividad esta crisis es para la Fundación Abogacía (CGAE) «una obligación moral, ligada a una obligación legal, la de proteger el medio ambiente», comentaba Francisco Segovia. Su propuesta micro para los Consejos y Colegios Profesionales pasa por la coherencia en términos de buen gobierno, que se traduce en la necesidad de formación en medio ambiente para reducir la huella medioambiental de los y las profesionales en su día a día. La propuesta macro incluye que las profesiones hagan suya la resiliencia climática como término colectivo y que tenga su reflejo en una estrategia común por la justicia ambiental.

Para el Consejo General de la Psicología, el ámbito climático es ante todo un «ámbito multidisciplinar» que debe tener en cuenta no solo las causas sino también las conductas que provoca afrontar la situación climática en la que nos encontramos sumidos, puntualizó José A. Corraliza. «Es importante tener en cuenta cómo se vive y cómo se comunica la emergencia climática» pues «una parte de nuestra identidad está en el entorno» y las profesiones, y sus profesionales, «han de responsabilizarse de cómo se trasladan estos mensajes» a la sociedad. En esta línea Corraliza apeló a la educación, así como a la creación de códigos comunes basados en el problema pues «nos multi-afectamos».

Desde el punto de vista del ámbito técnico y arquitectónico se destacó cómo lo común también se encuentra en el territorio, no solo aquel que se urbaniza, sino también el que descansa en las zonas rurales. De ahí, la necesidad de incorporar el término ‘territorio’ en todo lo que tenga que ver con emergencia climática, puntualizó Carlos Gilarranz, del Consejo General de Ingenieros Técnicos Agrícolas, para quien es necesario acometer varios ejes de manera holística: «formación, normativa y política efectiva».

Tanto desde el Consejo Superior de Arquitectos (CSCAE) como del Consejo General de Arquitectos Técnicos (CGATE), se destacó la oportunidad de unir esfuerzos con otras profesiones ante este reto. La alianza entre profesiones, subrayada en el ODS 17, puede «ayudar y convencer de la importancia de tomar determinadas decisiones», comentó Juan López-Asiain, del CGATE. Aprovechar la unidad pluridisciplinar supone «fomentar las ideas, los diálogos y la conversación participada», tal y como ha emprendido el CSCAE con el desarrollo de su Observatorio 2030, a propósito del necesario cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, precisó Natalia Bielsa.

 

Estrategia común de las profesiones

Los participantes en este encuentro estuvieron de acuerdo en plantear por parte de las profesiones agrupadas en Unión Profesional una estrategia común, siendo conscientes del tiempo de emergencia pero también de acción climática (ODS 13) en el que vivimos en el presente, así como la etapa de resiliencia que nos toca afrontar no solo a nuestra generación sino también a las futuras, desarrollando una transición ecológica lo más justa posible, sin «dejar a nadie atrás», tal y como señala la Agenda 2030, enfatizando en el derecho a proteger pero también en el derecho a ser protegido. 

Para ello, se apuntó la recomendación de incluir en el código deontológico de cada una de las profesiones colegiadas un apartado específico sobre sostenibilidad y medio ambiente, definiendo adecuadamente la consecución de un comportamiento profesional responsablemente sostenible y alineado con los valores comunes profesionales, en consonancia con los ODS y aprobados por la Unión Mundial de Profesiones Liberales y el Consejo Europeo de las Profesiones Liberales en el año 2018.

Del mismo modo, desde el ámbito de las profesiones colegiadas, enfocadas en aportar soluciones para el bienestar humano, se insiste en la oportunidad que tanto la celebración en Madrid de la COP25, como la constante elaboración de documentos, acuerdos y normativas que bajo la temática de cambio climático han visto y verán la luz en los próximos meses para que se cuente con las capacidades técnicas y experiencias que este subsector puede aportar ante un desafío sin precedentes cuyos efectos poseen dimensiones planetarias.

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo