Las negociaciones del TTIP intentan avanzar antes de las elecciones de EE.UU.

La última ronda negociadora se centró en la labor de consolidación de los textos existentes y en la eliminación de las diferencias entre los equipos negociadores a ambos lados del Atlántico.

Nueva York fue la ciudad escogida para la celebración de la 15ª ronda negociadora de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, en inglés) entre el 3 y el 7 de octubre. Con el fin de progresar en el tratado, Ignacio García Bercero, jefe negociador por la UE, describió que el encuentro giró principalmente en torno a la consolidación de los textos donde hay propuestas tanto de EE.UU. como de la UE y, al mismo tiempo, intentar reducir las diferencias en algunas materias. Se desprende de su comparecencia al término del encuentro que buscó reforzar los argumentos para alcanzar el acuerdo comercial ante el volumen de críticas que arrecia con más fuerza en contra del TTIP desde el ámbito social y político representado, este último, esencialmente por Francia y Alemania. En este sentido, expuso que «los negociadores emplearon la mayoría del tiempo en discutir sobre el área regulatoria, incluyendo la coherencia normativa, las barreras técnicas al comercio y sobre los nueve sectores identificados para la cooperación». Es decir, automóvil, industria farmacéutica, productos químicos, cosméticos, las TIC, pesticidas, ingeniería, dispositivos médicos y textil.

Escasa información sobre el estado de algunos capítulos determinados

Hay que referir que desde hace meses están identificados 27 capítulos en la negociación, y los nueve sectores descritos conforman solo uno de ellos. Entre el resto de capítulos se encuentran los tribunales de arbitraje en el formato propuesto denominado Investment Court System, el acceso a los mercados de contratación pública, el desarrollo sostenible y mercado laboral o el comercio electrónico, sobre los que no se ha realizado mención sobre su estado actual. Si bien, Bercero quiso destacar los «progresos alentadores» acerca del acuerdo de reconocimiento mutuo sobre las buenas prácticas en el sector farmacéutico. Por otro lado, se detuvo en la fuerte cooperación regulatoria entre ambas regiones con tres razones principales para profundizar en ella: en primer lugar, porque beneficiaría a las pymes, en segundo lugar, dado que «promovería regulaciones más efectivas para beneficiar a los ciudadanos, también en la medida en que las nuevas tecnologías ayudarían a los reguladores a mejorar su información y, por último, porque el TTIP «ayudaría a dar forma a las regulaciones globales en beneficio de los consumidores». En esta línea, acentúo que la cooperación regulatoria «solo sería posible si el nivel de protección de nuestros ciudadanos se mantiene o aumenta».

Cuáles serán los siguientes pasos

En la reunión de los responsables de Comercio de la UE el 23 de septiembre se reconoció que la rúbrica del TTIP no sería prácticamente posible, al menos, en lo que resta de mandato al presidente americano, Obama, que concluye en enero del 2017. Después de esta ronda, no queda más despejado el camino hacia el tratado. De nuevo, Bercero anunció que «nuestros ministros de comercio se encontrarán otra vez el 11 de noviembre». Y, del mismo modo, apuntó que «los jefes de Estado de la UE en el Consejo Europeo deberían ser capaces de tener una discusión sobre las cuestiones comerciales, y en particular acerca del estado de la negociaciones con EE.UU.». Si bien, todo parece dirigirse a que estas queden en suspenso. Cecilia Malmström, comisaria de Comercio de la Comisión Europea, afirmaba que si no llegara a cerrarse el compromiso con la administración Obama, se abriría una «pausa natural» en el proceso y probablemente no se retomaría hasta mediados del 2017. La razón estriba en la postura adoptada de los candidatos a la Casablanca, Clinton y Trump, ante el TTIP que se mueve entre el rechazo o su modificación, respectivamente, por lo que incluso, no podría descartarse la extinción definitiva de las negociaciones.


Conferencia sobre el TTIP de la Organización Médica Colegial

Dentro de los numerosos movimientos de la sociedad civil que ponen en duda el TTIP y reclaman mayor información, dentro del ámbito de las profesiones cabe destacar el encuentro que celebraron la Organización Médica Colegial junto con sus homólogos portugueses, la Ordem dos Médicos en Lisboa el pasado viernes. En el evento, donde contaron con la participación de José Bono, ex presidente del Congreso de los Diputados de España, y Jorge Sampaio, ex presidente de la República de Portugal, se insistió en la concienciación de la sociedad y la clase política de que el TTIP tenga la mayor transparencia y no pierda de vista el interés público frente a la escasez de información que caracteriza las negociaciones desde el inicio. Se sostuvo además la preservación fuera del acuerdo de los servicios públicos de sanidad.

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo