La sanidad pública, parte de la industria y la conflictividad socioeconómica soportan el dato positivo de afiliación en las profesiones en febrero

Análisis de Unión Profesional sobre los datos de afiliación y paro registrados en febrero del 2021 

 

El subsector de servicios profesionales finalizó el mes de febrero con el mayor aumento de afiliación en un mes de febrero desde el 2018. Esta evolución responde, fundamentalmente, a un comportamiento más estable de las profesiones sanitarias y sociales en el ámbito público ante la pandemia y la campaña de la vacunación cuando, habitualmente por carácter estacional, este mes también suele ser de ajuste después del periodo de sustituciones y refuerzo de Navidad. 

No obstante, sobresale una cierta destrucción de ocupación que se sale de su patrón estacional en la división sociosanitaria de asistencia en establecimientos residenciales, que refiere la actividad en centros no hospitalarios y que opera más en el ámbito de privado de la sanidad. Un hecho que llama la atención si tenemos en cuenta las campañas de vacunación que se están llevando a cabo, aunque también podría sugerir un ligero ajuste en plantillas ante la mejora relativa de la situación de la pandemia.

 

El tejido empresarial muestra cierto agotamiento en la demanda de servicios profesionales

Por otro lado, las divisiones de profesiones que dependen más del pulso de la actividad económica arrojaron datos dispares. Aunque todas sumaron afiliación, hubo algunas que lo hicieron con menor vigor que hace un año y tienen que ver con, principalmente, con la consultoría financiera y de seguros, así como la de gestión empresarial, la de servicios de publicidad y estudios de mercado, y la de actividades inmobiliarias. 

En definitiva, se percibe un cierto agotamiento en la demanda de servicios del tejido empresarial debido a la menor facturación y la destrucción de un cierto porcentaje de empresas, y que encontraría sintonía también con los datos negativos de consumo de inicios de año como, por ejemplo, la caída de un 18% anual de las ventas minoristas de las grandes empresas en enero según el Instituto Nacional de Estadística.

 

 


Las profesiones sanitarias y sociales mantuvieron cierta estabilidad en la afiliación pública debido a la pandemia y la campaña de vacunación. Contrasta con su caída estacional típica este mes al finalizar las sustituciones de Navidad.

 

 

Mejor tono para las profesiones jurídicas y técnicas

Inversamente, se apreciaron mejores datos que hace un año en la afiliación en las profesiones jurídicas y de contabilidad que apuntan una mejoría sostenida desde finales del 2020 y que, respondería, como se ha descrito en anteriores ocasiones, a un relativo aumento de la demanda de servicios jurídicos por parte de parte de los hogares y las empresas ante la conflictividad creciente en materia social, económica, y laboral por la crisis.

Otra división que también mostró datos tenuemente mejores que en febrero del 2020 fue la protagonizada por las profesiones de arquitectura e ingeniería. Un movimiento que encontraría buena parte de soporte en el mejor dato mensual del tono industrial según el índice PMI de Markit Services, y en unos datos de afiliación del sector de la construcción que rozaron el 3% mensual de crecimiento. 

A ello, se añade también el buen dato de la afiliación en la división de profesiones relacionada con la informática y que acusaría un relativo pulso por la demanda de estos servicios en parte del tejido empresarial en el marco de avanzar hacia una mayor digitalización. 

 

La caída se produjo sobre todo en la ocupación asalariada

En suma, el subsector de servicios profesionales añadió un 0,21% mensual de afiliación, el dato más positivo en este mes desde el 2018. Ello ha conducido a que su ritmo anual de afiliación crezca tres centésimas hasta el 2,88%, el mejor pulso desde abril del 2020, y supone el segundo mes de mejora después del impasse que experimentó en diciembre.   

En contraste, la economía solo agregó un 0,11% mensual de afiliación, el dato más débil en un mes de febrero desde el 2013 y que estuvo provocado por un peor desempeño en el comercio, la hostelería y las actividades administrativas y auxiliares ante el mantenimiento de las medidas restrictivas de movilidad por la pandemia. De este modo, la caída anual de afiliación en la economía se ahonda en casi tres décimas hasta el 2,08%, la mayor desde octubre del 2020 y rompe la racha de siete meses de aminoración de la caída. Aún así, la disminución sería mayor si contamos aquellas personas que están en ERTE. Incluso, en términos desestacionalizados, la afiliación retrocedió un 0,16% entre febrero y enero, cuando en el 2020 sumó un 0,18% mensual.

 

 

Las profesiones jurídicas, de arquitectura e ingeniería, mostraron mejores datos mensuales que hace un año a causa de la conflictividad socioeconómica persistente, y a un tono relativamente favorable en la industria y la construcción.

 

 

En el subsector de servicios profesionales, el empleo en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos mostró algo más de vigor con un 0,44% mensual más de afiliación, una décima más que hace un año que impulsó su ritmo anual hasta el 1,60%, el más elevado desde justo febrero del 2020. Entretanto, en el Régimen General la subida fue del 0,16% mensual, solo una centésima más que hace un año que deja su progresión anual en el 3,12%, estable sobre enero. 

 

Los profesionales en ERTE caen al 2,93% del total

Los trabajadores reconocidos con Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en el subsector de servicios profesionales se redujeron a 26.380 en total en febrero, un 4,93% menos que en enero. No obstante, la caída no fue generalizada en las profesiones y, de hecho, se produjeron subidas de profesionales en ERTE por encima del 10% mensual en las divisiones de programación, consultoría y otras actividades informáticas, en la de arquitectura e ingeniería, en la de investigación y desarrollo, y en la de publicidad y estudios de mercado. Incluso en la división de actividades sanitarias este incremento superó el 21,20% mensual. En cambio, las divisiones donde más cayeron los profesionales en ERTE fueron en el sector de la educación, y en actividades de servicios sociales sin alojamiento, y en la de otras actividades profesionales científicas y técnicas. 

En cualquier caso, el porcentaje de profesionales en ERTE sobre el conjunto de la afiliación en cada división se mantiene por debajo del conjunto de la economía y solo destaca el 4,16% en la división de publicidad y estudios de mercado, medio punto porcentual menos que el mes anterior. En el resto, en las profesiones sanitarias, el porcentaje se mantiene por debajo del 1% y son las menos afectadas.

 

 


Los profesionales en ERTE suponen el 2,93% del total. Su número descendió un 4,93% mensual, pero el comportamiento fue desigual entre las divisiones de profesiones. En cambio, el dato total de la economía subió un 21,71% mensual. 

 

 

En términos agregados, los profesionales en ERTE suponen el 4,83% del total de la afiliación media en febrero, más de un punto porcentual que en enero, y solo son el 0,89% en el subsector de servicios profesionales, una décima menos que el dato previo. Por el contrario, el dato global de la economía subió un 21,71% mensual hasta sumar 899.383 personas en ERTE el último día de febrero, lo que contrasta con la leve caída experimentada en enero y que apunta cuando menos a un estancamiento en el proceso de recuperación de la economía.

 

El paro registrado anota la mayor subida en un mes de febrero desde el 2013 

Respecto al paro registrado, en febrero creció en 44.436 personas, un 1,12% mensual más hasta cuantificar 4.008.789 parados. Se trata de la mayor subida en este mes desde el 2013. Además, en términos anuales hay 710.500 parados más, un 21,84%. Además, no se ha de olvidar que en estos datos no están computadas las personas en ERTE, con lo que el paro registrado sería aún más elevado.

Por sectores, solo se redujo, como en enero, en la construcción, en 5.116 parados, un 1,61% mensual. En el resto, la mayor subida porcentual se produjo en la agricultura con 6.174 parados más, un 3,33%, seguido del colectivo sin empleo anterior con 5.872 más, un 1,70%, del sector servicios con 36.877 más, un 1,32%, y del sector industrial con 629 más, un 0,20%. Por su parte, el paro aumentó más en las mujeres con 31.304 más, un 1,38%, por 0,77% en los hombres, 13.032 más. 

En cuanto a los contratos registrados, se firmaron 1.212.284, un 23,98% anual menos, de los cuales, solo el 10,92% fueron indefinidos, un 25,68% anual inferior. La cobertura de protección por desempleo finalizó en el 64,02%, y el número de beneficiarios se situó en 2.376.847, lo que supone una subida del 16,1% anual.

 

 

*ANÁLISIS DEL SUBSECTOR DE SERVICIOS PROFESIONALES POR DIVISIONES DE ACTIVIDAD PERTENECIENTES O RELACIONADAS CON EL MISMO

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo