El volumen de horas trabajadas en las profesiones muestra estabilidad pese a las sombras económicas

Breve análisis de Unión Profesional sobre la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del 2022 con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

El subsector de servicios profesionales presentó un crecimiento trimestral de la ocupación del 2,39% en el tercer trimestre del 2022, casi tres décimas más que hace un año en el mismo periodo. Esta mejora del comportamiento de la ocupación respondió, fundamentalmente, a un incremento más elevado que en el 2021 del empleo en la sección de actividades profesionales, científicas y técnicas, y un balance positivo más modesto de lo habitual en la sección de actividades sanitarias y servicios sociales.

 

Buen desempeño general para la arquitectura, ingeniería y el ámbito científico-técnico

En cuanto a las profesiones de arquitectura, ingeniería y científico-técnicas el aumento trimestral de la ocupación mejoró levemente sobre el mismo periodo del pasado año con un 1,68% más. Entre los sectores económicos que explicarían buena parte de la demanda de estos profesionales se encuentran la industria extractiva de minerales metálicos, varias ramas de la industria manufacturera y las actividades de construcción especializada que aluden al terreno de las reformas y la rehabilitación. 

Dentro de la industria manufacturera, las ramas que mejoraron su desempeño frente al tercer trimestre del 2021 son, de manera destacada, la reparación e instalación de maquinaría de equipo y, a continuación, la fabricación de muebles, fabricación de bebidas, industria textil, la fabricación de productos de cauchos y plásticos, la fabricación de otros productos minerales no metálicos, y las coquerías y refino de petróleo. 

Por el contrario, la metalurgia, las industrias de la madera, el papel, de material eléctrico, la industria química y farmacéutica manifestaron minoraciones trimestrales de ocupación en contraste con su rendimiento más favorable hace un año, de modo que podrían estar acusando con mayor intensidad la reducción de proyectos y el encarecimiento de los costes por la inflación.

Las profesiones de arquitectura, ingeniería y científico-técnicas registraron un incremento de ocupación trimestral en el tercer trimestre superior al del 2021, gracias a la industria de minerales metálicos, algunas ramas manufactureras y las reformas y rehabilitación en la construcción.

 

Buenos datos en consultoría económica y jurídica

Del mismo modo, es subrayable el buen tono en la creación de empleo en el ámbito financiero y asegurador, la publicidad y estudios de mercado, y la consultoría jurídica y de contabilidad con incrementos trimestrales superiores a los registrados hace justo un año. 

Todas estas ramas están muy vinculadas a la demanda que realizan las empresas para llevar a cabo su actividad operativa de producción de bienes y servicios. Pese a las dificultades que entraña el encarecimiento de los costes por la inflación y la reducción del poder inversor y adquisitivo de las empresas y hogares que ello supone, la mejora del empleo en estas divisiones de profesiones muestra, al menos, que aún hay suficientes expectativas de buena actividad en una masa del tejido empresarial para los próximos meses.

El volumen agregado de horas trabajadas en las profesiones se modera por segundo trimestre en la tasa de variación a tres años. La moderación afecta al empleo autónomo y la ocupación pública asalariada donde sobresalen las profesiones sanitarias y sociales.

 

La ocupación trimestral en sanidad creció menos de los esperado conforme a su patrón estacional

Por otro lado, el aumento trimestral de ocupación en las profesiones sanitarias y sociales fue más modesto que hace un año durante el verano y señala sustancialmente un menor volumen de contratación estacional para cubrir sustituciones de verano y refuerzo de personal en los centros sanitarios de las zonas más turísticas. 

Entre las causas, se encuentra una menor contratación en el sector privado sanitario en sintonía con los últimos datos de afiliación y ello podría encontrar razón en un cambio de estrategia de contratación en algunos operadores ante el incremento de los precios y la posible menor demanda, por el momento, de algunos servicios.  

 

El paro registrado en las profesiones registra su mínimo histórico con un 3,44%

Por su parte, el paro registrado en el subsector de servicios profesionales se redujo al 3,44% en el tercer trimestre, su nivel más reducido en toda la serie histórica que comienza en el 2008, y acumula tres trimestres de disminución. En esta ocasión, la caída del paro se explica por una bajada más intensa del volumen de parados que se añadió a un incremento de la población activa en las profesiones, es decir, aquella que trabaja o busca ocupación.

En este tercer trimestre, solo la enseñanza con un 7,03% y las actividades de servicios sociales sin alojamiento con un 7,63% superan la barrera del 5%. Por debajo del 5%, se recuerda que el desempleo es friccional o cercano al pleno empleo y es la franja en la que se mueve el grueso del conjunto de divisiones pertenecientes o relacionadas con el subsector de servicios profesionales. 

La ocupación en sanidad creció menos de lo esperado durante el tercer trimestre frente al mismo periodo del 2021. Principalmente, la ocupación estacional en el sector privado apuntaría a una menor contratación de sustituciones y refuerzo de personal en verano.

 

Como ejemplo, es destacable que la programación y consultoría informática con un 1,62% y las actividades veterinarias con un 1,01% son los que muestran la tasa de paro más baja. Datos que reflejan dos de los ámbitos profesionales con mayor demanda de ocupación por parte del tejido empresarial, y de la esfera agropecuaria y de asistencia privada, respectivamente, en el último año. 

En comparación, la tasa de paro en la economía creció dos décimas al 12,67% frente al segundo trimestre debido, esencialmente, a un incremento más intenso del número de parados que de la población activa.  

 

El volumen agregado de horas trabajadas en las profesiones se modera por segundo trimestre consecutivo en la tasa de variación a tres años

A continuación, se contempla el dato agregado del número total de horas efectivas semanales trabajadas que ofrece una mayor precisión de estudio sobre el pulso de la actividad económica. Lógicamente, en términos generales, este grueso de horas trabajadas en la economía cayó frente al segundo trimestre del año debido a la época estival, aunque lo hizo de forma muy similar este año respecto al 2021, rozando el 10% menos. La hostelería, y las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento fueron los sectores de contraste principal por su mayor actividad estacional en verano.   

Mientras, el subsector de servicios profesionales anotó una caída de horas trabajadas del 10,54% trimestral, una caída inferior al 11,92% trimestral de hace un año gracias a la sección de las actividades profesionales, científicas y técnicas, y en menor medida, a la sección de actividades sanitarias y de servicios sociales. Lo más interesante es que si establecemos una comparativa del número de horas trabajadas a tres años entre los datos trimestrales (para evitar el efecto de la pandemia) se advierte una moderación en la economía, y por segundo trimestre en las profesiones, del volumen de horas trabajadas, lo que apuntaría a una ralentización de la actividad económica en sintonía con lo señalado por diversas entidades como el Fondo Monetario Internacional o el Banco de España, entre otros.

El paro registrado en las profesiones anotó su mínimo histórico en el tercer trimestre del 2022 con un 3,44%, un porcentaje cercano al pleno empleo o desempleo friccional. En contraste, la tasa de paro en la economía creció al 12,67%.

 

Con todo, en el sector de servicios profesionales la disminución trimestral de horas trabajadas fue más contenida que hace un año bajo cualquier régimen laboral. Si bien, el volumen de profesionales que operan por cuenta propia fue el más volátil como es habitual al evidenciar una mayor caída de horas trabajadas durante el tercer trimestre con un 16,2% menos, frente a la reducción del 7,8% en las plantillas privadas y del 12,0% en las plantillas públicas. En los tres casos, el ejercicio de las profesiones sanitarias y sociales acumula una especial volatilidad. 

Mientras, si añadimos la comparativa a tres años por régimen laboral en las profesiones, el empleo autónomo y la ocupación pública asalariada moderaron su volumen de horas trabajadas por segundo y tercer trimestre, respectivamente. Por el contrario, la ocupación privada asalariada en las profesiones se muestra más robusta y estable en los tres últimos trimestres. No así, el sector privado asalariado del conjunto del mercado de trabajo que en el tercer trimestre destaca con una caída del 0,73% a tres años del volumen de horas trabajadas y abonaría la previsión de ralentización de la actividad económica.

 

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo