¿Cuánto gastamos en servicios profesionales al año?

Reflexiones sobre el gasto en servicios profesionales

 

Recientemente, supimos que el gasto medio del hogar creció un 3,5% anual en el 2017 hasta alcanzar los 29.188 euros; por persona, llegó a 11.726,36 euros, un 3,7% más en el mismo periodo. Son los datos principales de la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) referentes al pasado año que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) el 20 de junio. Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles fue el grupo de gasto más voluminoso con un 30,1% del total y se incrementó un 0,8% sobre el 2016.

Pero la subida más relevante se produjo en transporte con un 12,4% debido a la mayor adquisición y uso de vehículos personales. Muy de cerca, con un 8,0% más, el gasto fue a parar a restaurantes y hoteles fruto de un creciente ánimo y precio en el consumo de servicios de alojamiento y de corte turístico. No obstante, surge una duda que motiva este artículo: ¿qué ocurrió en las partidas vinculadas con los servicios profesionales? 

Los servicios dentales se llevan la mayor cuantía del bolsillo

Al sumergirnos en la desagregación que ofrece la estadística encontramos datos que arrojan luz sobre la cuantía anual que desembolsamos en servicios profesionales de determinadas áreas. Los epígrafes de estos servicios contemplados por el INE no son todos los que cabría esperar, pero sí permiten establecer, en buena medida, algunas intuiciones al respecto de cómo los consumimos. Para empezar, mostramos cierta estabilidad, pues en el periodo registrado del 2006 al 2017, les destinamos alrededor de un 2% del gasto total anual tanto en los hogares, como por persona.

En términos corrientes, se puede decir que en el 2017 cada hogar gastó, de media, 559,46 euros en servicios profesionales y 225,9 euros por persona. Entre ellos, los relacionados con el ámbito sanitario predominan. Sobresalen los servicios dentales que supusieron 176,11 euros para los hogares y 70,75 euros en el caso de una persona. Y le siguen los servicios médicos hospitalarios con 123,64 euros pagados por los hogares y 49,67 euros por una persona.

De otro lado, si tomamos el gasto a precios constantes del 2006 para una observación más nítida de la evolución, subió notablemente en servicios médicos auxiliares, tales como pruebas diagnósticas o rehabilitación. Ello podría responder a una mayor demanda de servicios en la sanidad privada ante la precarización y menor dotación de recursos en la sanidad pública durante los últimos años. También en servicios veterinarios aumentó, con una afluencia de servicios y atención a los animales superior por parte de sus cuidadores.

Inversamente, destaca la progresiva caída del gasto en los servicios jurídicos y contables, en los médicos hospitalarios y, en menor medida, en los dentales. La aparición de cadenas dedicadas a la odontología, cuestiones legales, etc. donde los servicios se venden paquetizados en muchas ocasiones y no por separado, podría estar limitando el gasto, aunque no se debe olvidar el fenómeno de demanda inducida que puede acontecer y traducirse en desembolsos no necesarios para los clientes y pacientes. Así, cabe preguntarse de nuevo si la calidad ofrecida es la adecuada bajo este modelo.

Sobre el Autor

UnionProfesional

Redacción digital - UNIÓN PROFESIONAL

Conecta conmigo